Cosas que pasan…


1. Que haya que viajar por trabajo exactamente 4 días antes y exactamente 4 días después de la maratón.

2. Que tengás un dolor muy fuerte después de tu fondo madre.

3. Que el dolor no se quita.

4. Que no se quita.

5. Me lleva el diablo,…. no se quita.

Ese fue hasta la semana pasada el panorama; buena para el drama, ¿verdad? Pero es cierto. Tras aquel legendario “36 kms” me quedó una molestia en el muslo izquierdo. Y no se quitaba. Y era peor. Hasta que un día no pude apoyar el pie y me puse a llorar. Me dolía mucho.

En esto el tiempo es oro; toqué la puerta del Dr. Willy Gálvez – hago constar que no soy saprissista pero sé que el Dr. es de lo mejor en su especialidad, hay que reconocérselo – y la verdad, no me hizo muy buena cara. Infló los cachetes y arrugó la frente. Me mandó un ultrasonido y yo me lo hice con todo el susto del mundo. Porque la verdad si él me decía que no podía correr… qué hubiera hecho. Nada. Obedecer.

picstitchEl ultrasonido mostró una leve inflamación. A grandes rasgos, estuve muy cerca de un desgarre pero no fue un desgarre. Sin embargo me he “comido” bastante músculo y estuve a punto de echar a perder la maratón. Me salvé por la mínima.

Medicamentos y full terapia: ¡tenemos tiempo! dijo el Dr. Yo respiré. No sé si él se dio cuenta pero se me llenaron los ojos de agua; yo no quería llorar ahí, pero me dieron ganas. Para no cansarlos con el cuento, inyección, reposo, medicamentos y como pueden ver en la foto, full terapia con todo y cucharas.

A todo hay que verle el lado bueno: comencemos.

1. Ya yo entrené. 2. Ya hice el fondo madre, ya sabemos que es posible terminar la maratón. 3. Según Gálvez, ante el poco músculo “es de suponer que has corrido a puro aire… tenés buen aire!”. Pucha, eso es un alivio. 4. Si hago caso, termino la maratón.

Y he hecho caso.

También tengo mis temores, por supuesto.

Estas cosas suceden.  A como puede que haga el mismo tiempo que hice en 2011, puede que vaya más rápido por la emoción, puede que dure 6 horas, no creo que haga 4…. ¿quién lo puede saber? Eso ya no es lo importante.

Mis piernas van a tardar en recuperarse, pero entonces me toca entrenar la mente, y mucho. Ahora los 42 kms se ven todavía más grandotes, pero tengo que llenarme de seguridad: la seguridad de haber entrenado, la seguridad de alimentarme bien, dormir bien, hacer caso y la fuerza que me da algo que sigo sosteniendo que es el motor de este deporte: el corazón.

A #kilometroscontraelcancer no le importa si llego de primera o de última: ¡estamos ahí para celebrar la vida! Tengo 4 amigos españoles esperándome en la meta, ellos han pasado por lesiones y me entienden sin juzgar. Además, habrá dos millones de perfectos desconocidos que me van a aplaudir en la calle, y no les importa si soy rápida, dónde queda Costa Rica o si es mi primera o mi décima maratón: en NY nadie corre solo, el público nos sostiene.

Este deporte enseña muchas cosas, una de ellas es domar el ego (“quiero ir a hacer 4 horas 15” pensé una vez…. jaaaaajajajaj) y otra, a apreciar el milagro que significa que en la ciudad más chiva del mundo, haya 46 mil personas que quieran correr hacia la meta, aunque uno solo llegue primero que ellos, en primer lugar.

Así que voy a ir a toparme a NY y decirle “¡Hoooola bonita, estás mejor que hace un año… tenemos mucho qué contarnos!”. Yo, con mi pierna vendada, mi trabajo nuevo y mis chocheras. Ella, NY, siempre cambiante, siempre llena de acentos, siempre llena de sorpresas.

Lo demás… son cosas que pasan. Voy a vivir mi tercera maratón. Dios me ayude, y que vivan Gálvez y Saldaña.

NOTA: Justo acabo de leer que Ryan Hall se retira de la maratón de NY por una lesión. Cosas que pasan. 

About these ads

Comments

  1. Marcella Román López says:

    Ja, sorellina, pues a mi parte de lo que me jodió la napier es eso: me jamé el músculo por falta de gym…pero diay….es como ir a hacer un examen, si estudiaste, bien, y ya no te podés poner a repasar o tratar de aprenderte las cosas media hora antes, ja ja ja….lo que me quedó es lo que me quedó… ya estamos listas para nuestras maratones, con esas dolencillas que se nos atravesaron tan cerca a las fechas…pero con terapias, descanso y mente ….para adelante, ,y como me dijo mi coach: andá a disfrutar que vos sos de las que sabe cómo disfrutar la vida y olvidáte de hacer tiempo!… diay, vamos a “gozála”. Heaven yes….yo con marines guapetones y vos en tu ciudad favorita y tu NY state of mind.

  2. Yo tengo casi 6 meses sin correr. Como contactaste con Willy? Necesito la opinión de un profesional.

  3. Te entiendo… a mi se me llenan los ojos de agua… pues por lesión en rodilla no he vuelto a correr, justo cuando empezaba a bajar el tiempo… me siento triste…un mes y no hay esperanza…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 21,647 other followers

%d bloggers like this: