Del Verrazano a Central Park (primera parte)


ny copiaSoy una enamorada de las maratones.

Lo entendí esta vez.

Azotada por el frío, otra vez ahí, en el puente Verrazano, vi esa multitud, Manhattan en el horizonte… y entendí que esto es un privilegio. ¡Somos tan poquitos los que corremos maratones y que voluntariamente buscamos esta sensación!

Yo soy muy pequeñita (1.53 cms) pero en ese puente me siento enorme. Donde quedan tirados los guantes y abrigos de todos, ahí tiré el miedo.

Hoy puedo contar con calma lo que me pasó entre ese puente y Central Park el domingo antepasado.

Como siempre, llegar a NY se sintió natural. Creo que esta ciudad de verdad abraza al extraño,… ¡porque aquí todos lo somos! Todo mundo viene de alguna parte, habla con acento. La misma acera tiene espacio para el elegante ejecutivo de Wall Street que para el tipo vestido de Chewbacca – llegué el 31 de octubre, media ciudad andaba disfrazada -.

El clima estaba sorprendentemente delicioso. Casi como una tarde averanada en Costa Rica. Contrario a otras veces, no necesité de guantes ni abrigo. ¡Correr así sería genial!

En una esquina de Madison Ave., ví venir a un grupo de corredores, uniformados. “Chile”. No resistí la tentación. Cuando el semáforo se puso en rojo para que pasáramos, al tenerlos al frente grité “VIVA CHILE MIERDA” y aquello se convirtió en una fiesta. Choque de manos. Vacilón.

Esperé al viernes para ir a la expo a retirar mi número. Déjà vu del triste noviembre anterior. Pero esta vez lo supe, no habría Sandy de por medio. Amé mi BIB number y di el vueltín de rigor entre los stands de la expo.

El carbo load fue intenso. Cerca de donde me hospedaba había dos buenas pizzerías y un restaurante 100% italiano. En las pizzerías me atendieron mexicanos. Uno, muy animado me dijo: “Hey, ¿y si ganas la carrera del domingo, me prometes que vienes a comer de nuevo?” Sonreí y le dije que por supuesto que sí – el sí de volver, no de ganar -. Y en la otra pizzería, el otro mexicano me preguntó para qué corro si no gano dinero. Fue complicado explicárselo. “Oiga y ud en qué lugar queda detrás del que gana”. –“Bueno… como de 48 mil”.

Hay personas que fueron mi apoyo en esta carrera, desde antes de que empezara.

Mi nutricionista, Laura Wesson, que corría también la maratón. Por whatsapp y Facebook nos dimos ánimo y porras. Pero estábamos igual de asustadas, emocionadas. Lo sé. Tenerla de apoyo moral me llenó de alegría. No he conocido nadie que quiera tanto a New York y la maratón como ella.

La segunda fue mi amiga María José Naranjo. Ella había corrido la maratón de Washington el domingo anterior, y decidió tomar un bus y acompañarme en NY. Es una mujer valiente y llena de fe, pero creo que ninguna de las dos se imaginó que su presencia sería tan crucial para que yo terminara mi maratón.

Y en tercer lugar, pero no por ello menos importantes, mis amigos españoles de #kilómetroscontraelcáncer: Rafa, Julio, Oscar, y Carlos. ¡Cuánto me habían motivado ellos a entrenar! Por fin los iba a conocer.

María José – Majo para los amigos – me chineó bastante, se preocupó de que me saliera pasta por las orejas. Y además, la verdad es que tenerla al lado el fin de semana me sirvió para canalizar mejor la ansiedad. Nos reímos montones.

El sábado 2 de noviembre, pasé literalmente el día patas arriba. No hice nada que no fuera comer, dormir e hidratarme. Ah. Y llorar.

Me puse a llorar porque soy una cursi. Porque estaba asustada. Porque tenía miedo del dolor de la pierna. No lo sentía, pero tenía miedo. Para calmarme, trataba de recordar mi fondo de 36 kms. “Ya hiciste eso, mañana te toca disfrutar” me dije.

También lloré con el anuncio que publicó Nike en el NY Times:

“Another year has only made us twice as ready”

Alisté mi ropa, mi desayuno, y me acosté. Pero me costó mucho dormir.

Temprano al día siguiente, sonaron las alarmas.

3 de noviembre. Maratón.

Lista. Caminé un par de calles hacia la Biblioteca pública de NY donde un hormiguero de corredores hacían ya fila para subir a los buses. ¡Unos 700 buses transportando gente!

Y ver ese hormiguero me tranquilizó.

Otra vez esa sensación de “Naciones Unidas”: chinos, franceses, sudafricanos, italianos, canadienses, y yo ahí en medio… luego supe que este año llegamos a ser 50 mil personas. La mayor cantidad de personas corriendo una maratón. En la historia. Qué rico correr tan acompañada.

La temperatura bajó considerablemente ese domingo. Hacía frío. Y mucho. De hecho, mucho más que el año antepasado. De  los deliciosos 18 grados del jueves, pasamos a 5 ó 7. Llegamos a la salida, y tirité todo el tiempo hasta que me tocó correr. Verdaderamente fue una espera espantosa.

Al llegar al corral, encontré un rinconcito entre extraños – eso se lee raro, ¿verdad? – Lo cierto es que ahí, entre más pegaditos nos sentemos, mejor. ¡Y logramos calentarnos! Así conocí a una pareja de italianos que habían corrido París, a una japonesa que corría vestida de geisha, y a muchísimos más, algunos estaban ahí para correr por primera vez  42 kms.

A la hora de ir al corral, todos mis miedos afloraron. Todos juntos, los desgraciados. Iba hablando sola, rezando sola viendo el cielo tan bonito pero tiritando de frío. Un señor me calmó:

- Are you nervous?

- I guess I just want to run now.

Cuando me preguntó de dónde era y le dije Costa Rica, me dijo.

- Ah. Entonces hablas español.

Se llamaba Isidro, de Barcelona. Ya llevaba varias maratones en sus piernas. Y como yo, era un reincidente de NY.

Hablar con él, un señor tan simpático y amable, me calmó muchísimo. En serio: ¿por qué me asustaba tanto? Ah… claro. Porque ya sabía a lo que iba. El cuerpo se acordó.

Me tocó tener a Isidro al lado cuando sonaron los cañonazos.

Y cuando cantó Sinatra.

¡AQUÍ VAMOS DE NUEVO…!

(Segunda parte,  mañana)

About these ads

Comments

  1. Que???? Pasado mañana??? Qué ingrata amiga ;)
    No, no, es broma se que estas cansada, mucho trabajo y maratón de por medio, esperaremos pacientemente a pasado mañana.
    Buenas noches !!!

  2. Marcella Román López says:

    Te admiro porque, leyendo este relato y otros anteriores, veo que te has corrido las maratones solita ….y eso es de admirar. Si bien en el proceso has estado acompañada, a la hora del pitazo,, salís solita con tu saco de ilusiones. Sos una valientota. !Brava! no me imagino irme sola a vivir tanta emoción. Eso es admirable, my sista.

  3. Y yo soy ta cursi y llorona como vos! Jajaja.. que me ponen a llorar tus blogs :) porque me emociona y me ponen a soñar en realizar una hazaña tan hermosa para el alma y para el cuerpo como lo es una maratón.. porque cada km que recorro con mis tennis me hace sentir renovada y lista para afrontar las situaciones de la vida… de nuevo gracias por expresarte y espero esa segunda parte.. pa’ llorar de nuevo! [y no es mentira, aquí estoy con los ojos brillantes y haciendo muecas para que nos salgan las lágrimas en medio de mis compañeros de trabajo Jaja]

  4. Taty B. C. says:

    Mi estimada Nela te seguí Km a Km y pedí mucho a Dios q te diera la un empujón para q todo te saliera bien me alegra muchísimo q así haya sido, luego espere con ansias q hasta por fin nos contaras esta gran aventura….MUCHAS FELICIDADES ERES UNA CAMPEONA…GRACIAS POR COMPARTIRLO …. Realmente por lo menos a mi me contagias esa pasión … Este año mi sueño de Chicago von todo listo se cuatro por una lesión en la columna pero Dios primero algún día lo podre hacer realidad….Gracias … Pd la próxima no señores tanto en contar a tus seguidores como se vivió ese gran triunfo….siiiiiiii….. :-)

  5. Giovanni castro says:

    Hola. Le envie un comentario al facebook. Ignoro si esta activo. Gracias

  6. Hola soy de México y me acabo de encontrar tu blog, leo historias de maratón en NY para inspirarme y emocionarme más y se me hace una GRAN casualidad que justo hace poco leí otra de esas en el blog de un Isidro de Barcelona. Quizá sea el mismo con el que platicaste, su blog se llama nocobardes.blogspot.com

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 22,311 other followers

%d bloggers like this: