Por qué Nueva York


Yo conocí dos Grandes Manzanas.

La primera, en 1991, cuando mi papá me llevó de viaje porque tenía que ir allá con unos colegas suyos. Yo tenía 14 años, y la verdad es que no estaba muy consciente de que iba a conocer LA ciudad más famosa del mundo, la de la canción de Frank Sinatra. Fuimos en un caluroso mes de julio, y la anécdota del viaje fue que me perdí en el World Trade Center. Bueno, yo sí sabía dónde estaba, pero mi papá no se dio cuenta de que yo andaba un poco aburrida. Estando allá arriba de una de las Torres, decidí bajar para tratar de hacerles una foto desde abajo, a las dos, en contrapicada. Bajé, no lograba el ángulo, y entonces me quedé conversando en mi inglés de principiante con el señor del carrito de hot dogs. Un rato después vi venir a mi papá con el rostro pálido, diciendo que dónde !”·$%& me había metido.

Fue un paseo tranquilo, sin shopping ni recorridos divertidos; percibí una ciudad gris, seria, y algo malhumorada. No era muy buena tomando fotos, pero logré tomar esta que, diez años después, se convirtió en un documento histórico para mí.

1991: al fondo, las Torres.

Ahora, ese lugar nos duele a todos, no importa de qué país seamos.

Regresé a la Gran Manzana a mis treintaytantos, en un fugaz paseo con mi amiga Gaby. ¡Y esa es la segunda Manzana, tan diferente de la otra! Uno de los paseos más lindos de mi vida. Otoño de 2009: ahora sí iba decidida a recorrer Nueva York de arriba a abajo, quería Broadway, quería verlo todo y lo llevaba bien planeado. Y lo hice: la recorrí completita… en tacones, ¡cómo no! Esta vez con visita obligada a los estudios de abc, me colé entre el público de Good Morning America, logré una foto con Diane Sawyer – una de mis periodistas favoritas -y luego, me perdí entre los salones del MoMA, maravillada. Terminé almorzando en un parquecito en Wall Street, rodeada de geranios y gente de esa que se las sabe todas en números. Sentí una ciudad menos estresada, más amable, gente sonriente. Parecía otra Nueva York, que tal vez luego del golpe terrorista y de la acción eficaz de Giuliani, había cambiado de aire y de ánimo.

Me despedí de ella con mucha nostalgia, no me quería ir. Me senté en las gradas que hay frente a Times Square a ver las luces, y la ciudad me despeinó con una brisa. No se me ocurrió en ese momento que regresaría en tennis, como parte de ese hormiguero que corre por sus calles en noviembre, pero ahora me ilusiona mucho regresar y verla a otra velocidad, con otros ojos.

Nueva York, Otoño 2009 en Times Square.

Tomé muchas fotos en ese otoño, esta es una. Esa segunda visita me convenció de que Nueva York es una de mis ciudades preferidas. No puedo pensar en un mejor escenario para correr mi primera maratón.

Dicen los que la han corrido – y espero incluir aquí entrevistas con ellos – que son 42 kilómetros emocionantes. Que por encima del desafío físico, está la recompensa de ver una ciudad y su gente saludarte desde las barreras. Lo sabremos en 347 días. : )

Advertisements

Comments

  1. Hola Nela, comencé a conocer de vos por el programa Treintaytantos de 94.7 (soy fan). Yo he conocido igual varias ciudades de EE.UU y pude ir por primera vez a New York en mayo pasado. Es vacilón, personalmente me identifico más con San Francisco pero aunque NY es más llena de gente, más caótica y más atarantada igual tiene su encanto particular. Me impresionó el huecote que hoy llaman Ground Zero y que te pone a pensar en las dimensiones de lo que pasó ese fatídico 11/9. Y según uno de los guías de un tour que hice (¡a pie y en subway, como debe ser!) la ciudad sí ha ido cambiando para mejor en muchos aspectos. ¡Saludos!

    • Administrador says:

      Curioso, yo no conozco San Francisco pero quiero ir. NY tiene muchos matices, yo creo que está llena de vida aunque sea de puro cemento. Nos escuchamos y nos comunicamos por la radio entonces. : ) Gracias por visitar el blog.

  2. Nela! Que buenas fotos y que buen plan neoyorquino. A mi también me eleva esa ciudad, que se convierte en intima al instante. La idea es buscarse un buen pretexto para volver cada vez que sea posible. Vos ya tenes uno.

    • Administrador says:

      NY me sorprende mucho porque tiene alma; mucha gente piensa que es un puñado de luces y marquesinas pero yo me enamoré de su personalidad. Voy a subir otras fotos. Ojalá pudieras ir a hacer barra…. en medio de tanta gente! dicen que es de locos. Abrazos, ¿hay maratón en Barcelona?

  3. Me pasó lo mismo que a vos…fui cuando tenía unos 10-11 años y no tenía la mas mínima idea de donde estaba. Ahora estoy que me pican los pies por regresar y poder conocerla otra vez…creo que será mi plan para mi cumpleaños 25.

    • Administrador says:

      Y vaya con mapa en mano, vealo todo, camínelo todo, súbase a todas las líneas del metro y haga las mías: ¡Piérdase! Fui a dar a Harlem porque me dormí en el metro, ¡Qué tal!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: