Las excusas para no correr


Lo pregunté en twitter, y las respuestas confirmaron mi teoría. “¿Cuál es la excusa que con mayor frecuencia ponen para no hacer ejercicio?”. Las respuestas “es que no tengo tiempo – aunque sí lo tenga-“, “mañana comienzo, hoy estoy cansado“, “es que me duele tal cosa“, “tengo una lesión – aunque no la tenga-“… Y sin embargo, la industria de los programas, aparatos y milagritos para adelgazar crece y crece; lo cual quiere decir que hay excusas para ponerse las tennis y salir a caminar, pero no para sacar cientos de dólares de la billetera y dárselos a alguien para que te venda un aparato, una pastilla, o te diga cómo comer para que se te hagan cuadritos en 2 semanas.

El tema de las excusas es muy difícil para los que corremos, porque bueno, lo acepto: le recetamos correr a medio mundo. Somos unos loquillos monotemáticos que pensamos que los problemas del planeta se solucionarían si todos corrieran. Y entonces le decimos a los amigos y a la familia que vayan con nosotros a correr, que es chivísima, que es la cosa más genial… Resultado: el amigo o pariente en cuestión termina adolorido el primer día y no vuelve. “Es que me duele”. “Es que no tengo con quién dejar a los chiquitos“. “Es que no me da tiempo”. “Es que me sentí mareado”.

Sí, a veces todo eso es cierto. Pero a veces no lo es. Uno sabe que son excusas porque en algún momento uno las puso. ¡A mí me daba pereza levantarme temprano! Cómo no. ¡Y la primera semana, yo también sentí que me dolía hasta la nariz! Yo también sabía que tenía que alistarme en carrera porque si no, no llegaba al trabajo a la hora exacta. Todo mundo lo ha hecho. Todo mundo tiene una excusa. Sólo uno sabe, en sus adentros, si es válida o si solo es un escudo para evadir.

Lo que lamento profundamente es que quienes las ponen también sueñan grandes cosas: quieren bajar de peso, verse como eran en la U, quieren correr 10 kilómetros sin descomponerse, pero no quieren lo que viene con eso, es decir, la madrugada, el esfuerzo, el dolor – que es solo temporal – y al final, tiran la toalla, lo cual se lo llevan como una desilusión y sienten que fracasaron en el intento de hacer ejercicio, diciendo “no lo logré, es que eso no es para mí”.

A mí no me gusta insistir. Cuando alguien dice que no, es no. Y está bien. Nadie tiene por qué hacerle caso a uno. Yo invito gente a que corra, pero no les insisto: rápidamente se nota si la persona realmente tiene ese coraje para dar la pelea o sencillamente tiene muchas excusas a mano. ¿Quiere que le cuente las mías? Las mías eran, básicamente estas: “Es que yo tuve un soplo en el corazón” (sí, pero cuando estaba en el kinder). “Es que me cuesta mucho levantarme temprano” (sí, pero ahora adoro ver el amanecer, me estaba perdiendo una maravilla: puedo dormir después). “Es que me canso rápido” (¡obvio, mujer!… si no corría ni las cortinas, con cien metros lógicamente que me sentía cansada). La diferencia la hizo que yo quiero. Quiero. Quiero. Sí, muy lindo ver a la gente correr maratones. Pero yo no quiero verlos, yo quiero ser ellos. Yo quiero lo que ellos hacen. Y eso no lo venden en tele, no viene en pastillas, no le puedo decir a nadie que corra con mi número, no le voy a comprar la medalla a nadie. Quiero hacer mi maratón, y eso implica madrugadas, cansancio, dolor, entrenamiento. ¡Por qué no!

Pero correr también trae tantas cosas buenas… A la par de las madrugadas, las risas de mis compañeros del grupo y el abrazo fuerte del entrenador. A la par del cansancio y el agotamiento, un buen desayunote y un descanso con los pies en alto. A la par de que me duele un poco la pantorrilla, el placer –no, placer no… – la delicia, la re-delicia de entrar a la meta, o de sacar cuentas y saber que ya corrés más kilómetros que el mes pasado.

Yo no juzgo las excusas. Sé que yo, por no tener hijos, tengo más flexibilidad de tiempo, no me agoto con las cosas de la casa y tengo un trabajo adaptable a muchos horarios. Pero eso no quiere decir que no me cueste, o que no conozca gente en el grupo que sé que tienen hijos, trabajo, enredos, trasnochadas, meriendas y cosas pendientes. Pero hacen algo por ellos, cada vez que suena el reloj y saltan de la cama a las tennis.

Si se pregunta por qué siempre ha querido hacer algo, pero no lo ha logrado, tal vez sea porque no lo ha deseado lo suficiente como para aguantar ese pequeño sacrificio. No existen las pastillas que lo hagan flaco de hoy a mañana. No es lo mismo subir el Everest a pie, que pagarle a un helicóptero para que lo lleve. Es mentira que unos sirven para correr y otros no. La diferencia es entrenar. Hacerlo. Borrar los peros. Y esa constancia le servirá para todo lo demás, para dejar de procrastinar las clases que siempre quiso llevar, el mandado que no ha hecho, es más, ¡hasta el beso que no ha dado! Para bajar ese peso, para conseguir ese trabajo, para ganarse esa beca, para correr 5 ó 50 kms, lo único que hay que hacer es… hacerlo.

Fíjese bien, hasta los gobiernos dan excusas. “Es que no hay plata”. “Es que no hay consenso”. “Es que el ministro no firmó el  documento”. Los “es que” no dejan seguir, ni comenzar. Verse al espejo y saber que en lugar de excusas, uno se dio la orden, y lo hizo, es lo mejor del mundo.

Si su miedo es fracasar: bienvenido al deporte de los testarudos. Aquí todos vamos corriendo para dejar atrás los errores, y sabemos que nos los vamos a topar de nuevo más adelante. Pero vamos. Nada nos va a parar. Si llueve, que llueva. Si hace calor, que haga calor. Si duele la rodilla, se pone hielo y a entrenar después del descanso. Pero no hay excusas cuando la meta es suya, solo suya. Correr es la terapia, las tennis son las psicólogas, la calle es la catarsis, el sudor diluye los “es que…”

Esta caricatura que le robé a Andrés Solano lo resume todo. Y disculpas si los que corremos lo tenemos mareado con el tema… pero si no fuera tan genial, no le insistiríamos en que lo haga. Sinceramente, sí creo que el mundo sería mejor si todos corrieran.

Advertisements

Comments

  1. Está genial! Cuántos “es que” solía utilizar yo también… es que padecía de asma cuando estaba pequeño (a los 7 años)… es que no me da tiempo entre estudiar y trabajar (pero sí podía ir a “la calle” después de la U)… es que me quedo sin aire… claro! si solo pasaba sentado… yo también me uno al pensamiento del mundo sería un lugar mejor si todos corrieran jeje Thumbs up!!! ;)

  2. jose espinoza says:

    Leo tu blog sobre la Marathon de NY, muy interesante y entretenido, ojala mucha gente dejara todos los aparatitos electronicos y se comprometiera de lleno a algun deporte , mi experiencia particular, he hecho surf desde los 15 años y algunos años despues mtb y ciclismo de ruta, compito a nivel nacional y algun dia hare una Vuelta Master en el exterior, no sabes el nivel de compromiso con uno mismo al que hay q llegar y lograr contagiar a los q t rodean para q te apoyen. Desde ya entreno para Ruta de Conquistadores 2011, x 4 vez la hare, desde ya exitos en N.Y!

    • Marianella Cordero says:

      La Ruta es TODA! Felicidades!

      • jose espinoza says:

        algun dia hare la del chirripo q dicen es lo mas duro de carrera a campo traviesa q hay. ahi nos toparemos! Pero la Ruta es toda! kn todo y sus defectos, nadie es perfecto, pero Roman ha criado esa carrera km su hijo y ya casi cumple 20 años! q gran motivo para celebrar haciendo deporte! saludos!

      • Marianella Cordero says:

        Y algún día la correrá Lance Armstrong!

  3. Inspirador muy inspirador, no más escusas.

  4. josuemartinezv says:

    Yo fui el de la primer excusa… Y sí, yo también creo que si todos corrieran todo sería mejor en cierto grado. Obvio no es LA solución, pero haría la diferencia.

    Tengo un amigo que corre. Voy a ver si me le uno un día de estos.

  5. Excelente artículo, las excusas sólo sirven para postergar el tiempo y a lo mejor nunca volver hacer aquello.

    • Marianella Cordero says:

      Esa es la palabra que estaba buscando, postergar. Muy triste, vos que sos especialista (atención los que leen esto, Cristy sí sabe de psicología, no como mis tennis) decía que vos que sabés, esa carajada de dejar todo para otro día se lo come a uno, total nunca toma clases de lo que quiere, nunca va donde quiere ir, nunca dice lo que iba a decir, y se queda uno frenado. Correr, o caminar, o jugar bola, eso le da a uno como una chispa para hacer. Hacer sin hablar.

  6. Claro que correr te cambia, derribas las barreras y las excusas. Yo llegue a pesar casu 90 kilos y con unas crisis de ansiedad que me hacian pensar que estaba al borde de un colapso nervioso y hasta un derrame facial. No les miento. Hoy con 15 kilos menos y cientos de Kms recorridos, encoentre en este bello deporte mi valvula de escape, mis mins del dia con Frank, en los que pienso y contruyo mis suenos. Y la recompensa, la mejor, llegar a mi casa y que mi hijo de 3 anos me diga: “Papi, quiero correr contigo”, o “Papi corre como Flash”, como creen que se siente???.

    • Marianella Cordero says:

      Cómo! Diay tenés que sentirte Flash envuelto en Nutella, un éxito!!!!!!!!!!!! Sé que para la gente con sobrepeso es super difícil comenzar, sé que les duelen las rodillas, que seguramente les da cosilla ir en ropa deportiva a correr, pero qué satisfacción tan enorme es ver cómo logran hacerlo a pura voluntad! felicitaciones por hacer deporte, porque descubriste el héroe que llevás dentro. Maravilloso. Me encanta conocer gente que hace cambios tan radicales y para bien en su vida.

  7. Si yo quiero, quiero y QUIERO. Es lo unico que pienso cuando me pongo las tenis. Y en esa constante busqueda de motivacion me he topado con tu blog. Muchas gracias porque demuestra a los que estamos empezando que correr se hizo para los mortales!

    • Marianella Cordero says:

      Adriana, y hay que ver cuando uno dice YO QUIERO es como una mula, lo digo en el buen sentido, uno no renuncia hasta conseguirlo. Y duele la rodilla y va hielo, y sigue. Y ya uno siente que no da pero sigue, y uno dice Dios mío yo quiero un Powerade pero YA bien frío, y ahí va, hasta que llega a la asistencia. Esto es querer, es ambicionar, lamentablemente y por eso escribí este post, mucha gente sueña en grande pero no hace nada. Y entonces se frustran porque sueñan la luna, pero no van a la Nasa. Cada vez que uno quiere algo tiene que pulsearlo, tiene que hacerlo, levantarse temprano, ir a entrenar, ponerse las tennis como vos…! Lo que vos querés, lo vas a hacer, es absolutamente real. Gracias por leer. : )

  8. Mi caso fue todo lo contrario, mi mejor excusa para COMENZAR a correr fue un mal de amores (x cierto Dios bendiga al q rompió mi corazón , porque lo hizo literalmente más fuerte) y aunq alguito sé de Psicología, las tenis son mi mejor terapeuta y en el asfalto el grito,la risa ,el llanto o hasta el catarro se vuelven una canción de alegría ….correr libera ,desestresa,anima, te hace feliz ,te pone “seisi” o hasta en modo “fua”….los corredores somos ” neopanderetas”, keremos evangelizar a todos y convencerlos de que correr cura cualquier mal xq para quienes lo vivimos a diario así es ;)

    • Marianella Cordero says:

      Sofi, no le diga a nadie pero yo también le agradezco a un sorompillo por ahí que no me diera más bola. Estaba triste y todo se veía muy gris en mi vida, fueron las mañanas de salir a caminar. Luego aceleré a trotar, Luego cuando me di cuenta ya estaba en Multiplaza Escazú (14 kms). Cuando ya corría se me había olvidado por qué lloraba. ¿Vos sabés que por eso parte de mi música para correr incluye Fighter, de Christina Aguilera? Mientras esos dos nos resbala qué estén haciendo, nosotras vamos corriendo, corriendo, corriendo, corriendo, no nos va a detener nadie. Me sentí repandereta con eso que dijiste, qué tuanis. : ) Igual, corriendo exorcisé el hecho de que me quitaran uno de mis trabajos, preguntame si me dio chicha… preguntame dónde me quité la chicha….! Saludos ATLETA!

  9. Hola! Después de leer su blog (un día me lo encontré de casualidad) me dije: yo también puedo! Y ya van dos meses en serio en esto, y me siento tan bien…. Mi excusa era: “no puedo porque cuando estaba en el colegio me lastimé la rodilla y no puedo hacer ejercicios”, y ahora que corro al menos 3 veces por semana, no me volvió a doler! Para mí, correr me está ayudando a replantear mis metas pendientes…! Y estoy feliz! Es lo mejor que pude haber hecho. Y pensé que era la única “loca” que le receto a todos que corran!

    • Marianella Cordero says:

      No, yo también estoy loca y quisiera que la gente ande en tennis por la vida. : ) En el cole yo no hacía nada, en la escuela no hice nada, en la U no hice nada, era una little couch potato, no era gordita ni nada, solamente vaga. : ) Me alegro mucho de que llevés dos meses, ya es parte de tu vida y nadie te lo va a quitar. ¡Se siente genial!

  10. ¡Hola Marianella! Es mi primera vez por tu blog pero de fijo no será la última.

    Mis excusas para no ir a jugar Basketball eran:

    1. Mejor juego a ser guerrero, matando muñequitos en la tele jugando Ghost Recon en mi XBOX
    2. Mejor juego a ser un gran futbolista, haciendo goles increíbles – CON MIS DEDOS – jugando Winning Eleven
    3. Mejor voy mañana, porque hoy ya la cague haciendo lo que no tenía que hacer (prefiero no mencionar, se los dejo a la imaginación)
    4. Es que no tengo tiempo entre el brete, mi hija y la wifey… sias lolo no tengo tiempo

    Por dicha ya deje estas y toda otra excusa de lado. Ya llevo 2 meses de haber vuelto a las canchas y no me pierdo las mejengas POR NADA! Los martes, jueves y domingos son sagrados para ir a jugar con mis compañeros de Basket.

    Estoy apuntando a jugar en algún equipo otra vez. Ahora yo sé que a estas alturas jamás llegare a la NBA, como había dicho que lo haría cuando tenía 9 años (todavía recuerdo haber dicho: seré el primer Tico en la NBA), pero de fijo puedo llegar a jugar en la primera división de Costa Rica y ser un muy buen jugador.

    Gracias por tu post, fue lo mejor que pude haber leído esta mañana.

    Mike3cam

    • Marianella Cordero says:

      Y diay, hay días que es rico no hacer nada, pero qué rico es mejenguear, qué rico es cuando uno queda exhausto y se toma una botellota de agua bien fría, llegás a la casa y de bañás…. uno se siente como recién llegado al planeta…! Eso no lo da el Wii. Igual, yo no le voy a robar la Maratón a ningún kenyano, pero correr por donde ellos corrieron es, como decía un señor en una película, un honor enorme y una gran motivación. Espero que la Wifey se apunte!

      • Claro que sí, es lo mejor quedar así de exhausto. Este domingo que pasó jugamos casi 2 horas non-stop y sude como no lo había hecho en años. Cuando ya los compas no daban más, yo como siempre estaba ansioso por seguir jugando y ahí fue cuando pensé: “mae como me hacía falta esta diversión y ejercicio, no puedo nunca más dejar de jugar”; y como dices esa experiencia no la da ninguna consola de juegos.

        Lo que daría yo por tan solo jugar en una cancha en la que han jugado grandes Basketbolistas, ese honor y motivación serian inigualables. Sigue adelante con tus corridas amiga te esperan ‘the finish line’ de muchas maratones.

  11. Mi estimada: pues yo sí soy bien peleona! y le insisto a la gente hasta el cansancio… algunos van a ejercitarse para ya no escucharme hablar! soy su médico y tienen que ir a verme, entonces mejor hacen caso, si no no los dejo en paz…
    Tus palabras en este post son maravillosas, verdaderas y llanas; un poco ácidas y dulces al mismo tiempo (yo soy terriblemente ácida al expresarme :-P ), les voy a pasar el post a mis pacientes y compas del brete.
    El ejercicio, ir a correr o hacer cualquier otro deporte no debería ser lo último en la lista del día, eso que acomodamos en el ratito que queda, si no un a prioridad del del día; planear en día en función del tiempo que tenemos para hacer ejercicio y la vida nos cambiará! Enseñarle eso a la familia, hijos y parejas, nos permite estar a todos sintonizados en la casa y al final resulta que no hay que estar pensando “qué hago con los chiquillos!”? o “a dónde pongo a mi marido?” porque ellos están en el mismo ride que uno. Claro, hay excusas de excusas, pero recuerden que hasta los infartados deben hacer ejercicio en su rehabilitación cardíaca! Si hay tiempo para tirarse en la cama para ver una estúpida telenovela, lo hay para salir a correr! Hasta que uno no se ejercita como los dioses mandan, no es posible eliminar aquel erróneo pensamiento de que hacer ejercicio cansa y agota, o que uno suda, sufre y desgasta energía… al contrario! da una energía física y mental inigualable (tal vez al principio no tanto) e insustituible con ninguna otra cosa.
    Bueno, mucha habladera; muy cool tus palabras!
    Muchos ÉXITOS!
    Ciao!
    Marcela

    • Marianella Cordero says:

      Le cuento: como uno es medio flaquillo, decirle a alguien gordito “jale a hacer ejercicio” equivale casi a una mentada de madre, perdone la expresión, pero así es. Lo ven a uno de arriba a abajo y dicen “claro, usted está flaca porque se mata corriendo”. Y no es así, yo corro, y como, y como normal! voy de helados y de chicharrón a veces, pero por eso es que prefiero no insistir. Si alguien quiere ver un cambio, que lo haga. Pero no puede uno obligarlos. Otra cosa es que hay gente que sencillamente odia el deporte. No les gusta nada. Digo, puede que no te guste correr pero al rato te guste nadar, etc, pero cómo hace usted cuando le dicen “no me gusta hacer nada”. Muy difícil. Hacerse le hábito es lo primero, pero ni el doctor, ni el novio, ni la mamá lo hacen por uno. Es una decisión 100% personal. Creo que ustedes los doctores sí pueden hacer la gran diferencia diciéndole a la gente todo lo que ganan haciendo ejercicio. : ) Gracias por leer. : )

  12. Marianela says:

    Mi escusa eran mis hijos,el trabajo,la casa,levantarme temprano ,pero hace dos años empece con una depresión por nada porque todo andaba bien me hacia falta algo y empece me invitaron a correr y casi me muero pense que nunca hiba a correr ni 10km desde hay no lo dejo por nada ya he corrido 4 medias maratón y en Enero voy por mi primera Maratón aparte este año me propuse a hacer mi primer triatlón a finales de año no es fácil pero todas las mañanas me levanto feliz a las 4 de la mañana para ver el amanecer corriendo !!!!

    • Marianella Cordero says:

      Diay tocaya, entonces ya sos una re campeona…. Es difícil de explicar, pero bueno, tenes chiquitos, tenés la casa, tenés tu trabajo, y lo lograste. Si lo lograste, muchas más personas lo harán. Y definitivamente corriendo se va cualquier depre. O en bici, o bailando, lo que sea, pero en movimiento. Te felicito y te mando un gran abrazote de corredora a corredora. : )

  13. Alejandro José Andrés Jácome says:

    Como diría en tiquicia….toda la jeta llena de razón!!!…Las excusas van al lado de la pereza y no te dejan salir adelante. Ponte la tenis y disfruta la sensanción de ser un triunfador y ganarte a ti mismo cada dia.
    Suerte Nela, en este nuevo reto que en 100 dias afrontarás….pa alante….que si sigues…en algún momento llegarás….

    • Marianella Cordero says:

      No usé la palabra pereza, creo, porque diay, al rato alguien se ofende, pero lo que hay en el mundo es exceso de pereza para todo. No me cabe duda de que en caso de que vendieran medallas de maratón sueltas, habría quién las compre. Pero qué rico es ganárselas. : ) Gracias Anyo! ; )

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: