¡La mente, ese músculo!


Cerrando la 4ta media maratón. ¡Feliz! Foto de Erick Reyes

El cuerpo es muy sabio: desde la una de la mañana ya mis piernas se estaban acordando de la ruta de Powerade del año pasado, y seguro por eso no podía dormir. Recuerdo que la del 2010 fue una carrera llena de calor,  no me imaginaba en ese momento la clase de cuestas que iba a subir, y cuando terminé, luego de 10 kms, me dije “nunca más“. Ah, pero no. Hoy iba a correrla otra vez, y el doble.

Lo que nunca me pasa: fui al baño como 5 veces, perdí 10 minutos buscando las llaves y las había echado ¡entre la hielera! No no. ¡El cuerpo sabía! Llegamos tempranísimo a La Ribera, y estiramos todos juntos. Yo, ignoro por qué, llevaba el #3, así no más, el #3, hasta pena me da porque esos dígitos son  para la gente “pro” y yo estaba nada más con el objetivo de no dejarme amedrentar por esos 21 entre cuestas. Pero ese me tocó y punto. Bonito.

Y llegó el momento de la salida: el déjà vu inevitable. Nomás saliendo, no ha uno calentado ni 50 metros y se topa el primer ascenso… que luego de una ligera bajadita, se funde en la cuesta sin fin. Cuando tenga que castigar a alguien, no sé, un hijo mal portado o insolente,  ¡mándelo a subir esa cuesta! ahí, desde Ojo de Agua hasta…. hasta el fin del mundo! Uno sube y sube y sube y no se acaba la condenada. Uno se desanima un poco porque baja el pace, y en serio que pareciera que no se termina jamás la cuesta; hasta casi llegar ahí por Intel. Luego, todo es manejable. Fue inevitable para mí pensar “Y  ahora te toca pasar por aquí otra vez, ¡mula!“.

A cada paso que encontré agua, la tomé. Me tomé toda el agua que pude, el hidratante que pude, me eché agua en la cabeza constantemente y eso me sirvió mucho para ir atenuando el calor, que ya a las 7 am comenzó a pegar fuerte.

Cuando completé los 10.5 kms en el punto de salida, supe que tenía que poner una actitud diferente hacia las cuestas. Trabajar la mente. Me dije “bueno, ya calentaste: aquí comienza la carrera.” Y así es, en ese 10.5 comencé la cuenta regresiva para acabar mi cuarta media maratón, volví a subir la misma cuesta fea y eterna, no paré, no me dejé, por supuesto que me costó más que la primera vez pero me recuperé mejor y una vez que la terminé supe que lo que quedaba era más sencillo.

A 700 metros de la meta, de nuevo Alvarito, el entrenador, estaba listo para irnos “jalando” a cada uno, le sonreí y le dije “¡vengo pura vida, a pace!” Sí, traté de mantener el pace de 6:30 cuando no estaba en cuestas, y quise cerrar con buen ritmo. “Vamos a cerrar con braceo intenso, concéntrese en eso” dijo Alvaro, y esta vez le hice caso, me concentré, no pensé más en cuánto faltaba sino en ir con buen paso a la par del entrenador. Yo sé que él sabe que para nosotros terminar la carrera a su lado es genial, y cuando me dejó a 10 metros de la meta para entrar sola, me hizo una seña de bien hecho, me sonrió, y yo cerré de nuevo al estilo hot wheels, o sea, a lo loco, rápido, sonriendo y quemando llantas…!

Mi cuarta media maratón, ya sin dolor de panza, sin miedos, respetando las cuestas pero entendiendo que si logro la técnica adecuada, por largas que sean, en algún momento se acaban. Entendiendo que ya los primeros 10 kms son básicos para entrar en el pace de uno, sin ir pensando quién gana o si te pasaron o si le pasaste a alguien, porque hay que guardar combustible para cerrar y la competencia no es con nadie más que con uno mismo. Aprendiendo que antes de que me duela algo, es muy probable que la mente comience a flaquear, y hay que detectar eso a tiempo para no distraerse de hacer una buena carrera.

No llegué ni de #3, ni de 30 ni de 300. Jamás. Ese no era el punto hoy, era llevar el número con dignidad y siento que lo logré.

Ahora sigue un fondo bien toreado en Puntarenas (espero que incluya un delicioso churchill) y después, ¡a empacar el vestido de baño y el bronceador, que Tamarindo nos espera en menos de un mes!

Advertisements

Comments

  1. Hola Marianella felicidades en esos 21k.

    Tienes algun email al que le pueda escribir?

  2. Nella, no hacía falta leer todo el post; la foto lo dice todo (no creás, igual lo leí completito).
    :o)

  3. Me encanta tu Bloq!!! y lo disfruto mucho cada vez q lo leo!! soy una loca más de las corridas y preparandome para hacer este año alguna de 21k esa es mi meta por lo pronto estoy con los 10 y bueno esta es mi 4 de 10k y feliz y cada vez más animada!! Exitos y felicidades por estos 21k bien terminados con el # 3………

  4. Jueee Nelita, que manera de foto la de su llegada a la meta, parece mas bien que es la salida, felicidades bella

  5. Yo iba un poco psicoseado por las cuestas, a pesar de que entreno en Zarcero y ya estoy acostumbrado… y curiosamente la primera vuelta ni la sentí, cuando me di cuenta ya estaba en Intel y apenas llevaba 15 min… ya la segunda vuelta la sentí más, pero al llegar de nuevo a Intel uno dice, ya estoy… y eso que faltan más de 7km todavía… pero bueno… lo logramos…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: