Candelaria sin agua: ¡ya basta!


Escribo esto, con todo y todo, feliz de haber terminado la carrera de la Candelaria; famosa, concurrida, casi obligatoria para los que disfrutan del atletismo. Tiene fama de ser planita, idónea para quienes buscan hacer una mejor marca en 10 k (aunque escuché que eran 9.8 kms).

Lo malo vino después: vamos a ver si logro escribirlo reflejando el enojo de los cientos de corredores que terminamos la Candelaria muy molestos.

Costo de la inscripción, 8 mil colones. Yo soy defensora del hecho de que correr es gratis, competir no, y por eso jamás justificaré que haya gente que corre sin inscripción, afectando toda la logística. Pero yo no veo a nadie dejando de correr por los precios. Hasta donde sé, casi se agotaron las inscripciones y se fueron volando; 8 mil colones que uno espera ver invertidos en agua, asistencia, buena organización y una camiseta digamos que apropiada para correr, así como una medalla digna del esfuerzo de los atletas. Yo veo que todo mundo sigue inscribiéndose, a pesar de los precios.

Pero qué pasó: primero, el famoso “chip” que nos ponen en el número para marcar la salida y llegada de cada corredor y sacar una cuenta exacta de su duración, no funcionó. A la salida, en la Lima de Cartago, brilló por su ausencia un punto exacto de salida. Molote, desorden. ¿Para qué chip? Ahí comenzamos mal.

Yo conté una decena de logos de patrocinadores en la camiseta de la carrera. ¡Y para qué, si no hubo suficiente agua! Me pueden dar muchas excusas: que llegó más gente de lo esperado, cosa que siempre pasa, pero por Dios, estamos hablando de agua, de algo básico para que los deportistas puedan llegar bien a la meta. Cientos de corredores, al llegar a los puestos de asistencia, no encontraron nada: los chiquillos se alzaban de hombros y nos decían “ya no hay nada”. Ojo, que yo no venía tan atrás. ¡Si no hubo para mí, no quiero pensar cuánta gente que venía atrás tampoco tuvo la hidratación que pagó! Y si de antemano se sabe que se van a colar, no sé, mil o dos mil personas, pues hagan algo para evitarlo o compensarlo. Pero no pueden pasarlo por alto: a los colados o los sacan, o los cuentan, pero ignorarlos no es excusa para dejarnos secos a los demás.

Irónicamente cuando llegué a la meta un señor en un toldo de Kölbi me ofreció un librito de pintar, con la ranita de la marca. ¡Mejor hubieran repartido agua!

Al final de la carrera, caos, caos y más caos. Filas sin fin para un vasito de hidratante y frutas. Para los que ya veníamos deshidratados desde el tercer kilómetro, era más riesgoso quedarse haciendo fila y descomponerse al sol, que agarrar las cosas e irse. El parque de Paraíso, sin suficientes basureros, quedó hecho un desastre y me da mucha pena que el atletismo les dejara basura, en lugar de buenos recuerdos.

8 mil colones que no se justificaron ni con el chip – que no sirvió – ni con el agua – en casi 10 kms solamente pude tomar UNA bolsita, se supone que debe haber un puesto cada 2 kilómetros y que haya agua para todos los inscritos-. Y me traigo en la retina es ese desorden de filas en el parque. 8 mil colones por correr sin agua. ¡Caro! ¿Verdad? Y peligroso para la salud.

Foto: Pablo Solano

Este señor llegó luciendo esta camiseta. No estoy de acuerdo con quienes van a una carrera sin pagar, pero hoy comprendí su punto. Tal vez muchos que corrieron sin inscribirse no solo se ahorraron 8 mil colones sino que se tomaron mi agua y la de los demás.

Hay carreras en las que la asistencia y el trato al atleta dan gusto, y uno paga sin chistar: Tamarindo, San Silvestre, las Newton, Palmarín, son buenos ejemplos de carreras donde uno termina satisfecho y feliz. Pero pagar para que nos den mucho menos de lo necesario es un abuso. Si la Federación de Atletismo quiere proteger este deporte, que fiscalice esto, y que le quite los permisos a las carreras que no cumplen con lo mínimo, exponiendo la salud de los atletas.

A veces uno se siente estafado. Hoy de mala gana retiré la medalla, en ese desorden, porque me la gané, porque corrí y mejoré mi pace, por mí. Pero tenía toda la intención de dejárselas y pedirles a cambio mi plata.

Hago un llamado a los corredores para que seamos más exigentes: sé que al final de la carrera la felicidad de llegar nos hace olvidar los colerones, pero ya es suficiente. Es su dinero, y debe ser compensado con un buen servicio. Correr es gratis, competir no: si estamos pagando por competir, que nos den lo mínimo y de calidad. Y si no, pues no nos inscribimos más. No podemos seguir premiando el desorden con nuestra presencia en toooodas las santas carreras que haya – y por algo hay tantas – . De mi parte, Candelaria fue debut y despedida. No tendrán mi dinero el año entrante si no me aseguran que todos, sí, hasta el último, tendremos agua.

Hago esta reflexión no solo defendiendo a los corredores como consumidores, también como personas que en una carrera como esta nos dejan lecciones de vida: les doy dos ejemplos:

Uno, al arranque – en la “línea” de salida -, claramente escuché a un señor de sesenta años, diciendo en voz alta y mirando al cielo con una gran sonrisa: “¡Señor, Dios, gracias por esta oportunidad tan linda que me das, gracias por permitirme correr!”.

Y el otro gesto fue al final de la carrera: cuando ya casi todos habíamos terminado, venía lento, pero a paso firme, un corredor en muletas. Un señor con una sola pierna, que venía venciendo el calor de la mañana, y  agotado, pero con muchas ganas, estaba cerrando los últimos metros de la carrera. En muletas.

Quisiera pensar que alguien le regaló agua.

Según el diario La Nación de ayer, las inscripciones para la Candelaria 2012 se agotaron: se habla de 4 mil 50 corredores. Hagan ustedes los números, que ya yo estoy tomando agua en mi casa.

Advertisements

Comments

  1. @cmartinezgcr says:

    Comparto absolutamente tu opinión… También fue mi primera Candelaria y mis primeros 10K. Deseaba desde el segundo kilometro la asistencia y la obtuve hasta llegar al Estadio de Paraíso, y porque la solicite como con 15 m de anticipación y una niñita corrió a entregarmela, casi no quedaban!! Pero es una injusticia!!
    Otro tema importante de mencionar, es el traslado de la meta a la salida, principalmente para quienes no son de Cartago. Perfectamente les pueden facilitar ese traslado. Pero si no “les alcanza” ni para el agua…

  2. Puro vos debut y despedida….ni un boli, ni UNO solo. Gracias a la benevolencia de unos compas que me dieron una bolsita. Yo, que iba con toda la ilusión de participar por primera vez en su carrera tan legendaria, de 31 años, y me dio la impresión que era la I edición de un evento con mala organización, porque has first-timers de todo que son un éxito. La Candelaria para mi corta trayectoria en el atletismo es como quien va a Paris y va a ver la Torre Eiffel. Listo.

  3. Y los organizadores deben recordar que los corredores populares son los que generan el dinero $$$$ osea todos esos que se quedaron sin agua. lastima cada día esta peor esto. Hay que exigir respeto, si uno paga un producto, debe tener cierta calidad.

  4. “Correr es gratis, competir NO” si los organizadores de carreras van a hacer negocio redondo con los corredores, (que están en su derecho) que lo hagan bien y no maten a la gallina de los huevos de oro, como dicen en mi tierra. NO HAY QUE PATEAR LA LONCHERA

  5. Excelente comentario!!!!!! La ruta y los vecinos excelentes, pero la peor organización que he visto, cómo es posible que no haya agua, que haya que hacer 3 filas (una para la medalla, otra para las frutas y otra para hidratarse), que lástima que una de las carreras más famosas del país nos deje tan malos recuerdos!!!

  6. Guillermo Gómez Tenorio says:

    Totalmente de acuerdo con tu comentario. Fue increíble el desorden en esta carrera, el operativo de tránsito brilló por su ausencia, como lo han comentado, la falta de agua (tuve la suerte que una señora me regaló un poco de hidratante sino seguro no llego), y el rídiculo de fila al final para retirar la medalla es una oda a la falta de planificación y respeto a los atletas que pagamos 8.000 colones. Esperemos que los “organizadores” de esta carrera lean estos comentarios y pidan una disculpa pública por este remedo de organización.

  7. Tooooda la razón, igual que muchos mi primera Candelaria,mis primeros 10k, gracias a Dios que llevaba agua, pero igual siempre hace falta, y sí, como vos decís, debemos hacer valer nuestros derechos y nuestro dinero, hay que hacernos respetar, sobre todo cuidar nuestra salud, porque el estár deshidratada no es nada saludable, ni bonito.

  8. Ronny Rojas says:

    Hola Marianella, yo ya he venido notando este problema en muchas carreras del país; en los últimos años se han convertido en un negocio abusivo para los corredores. Yo aconsejo a la gente que hay que escoger muy bien las carreras del año para no llevarse esas decepciones (a veces las más tradicionales son las peores, ya me ha pasado antes).
    En cambio, ayer yo corrí una excelente carrera: la Carrera Ecológica de Campo Traviesa Fundación Nubotrópica, en Santa María de Dota…18 kilómetros de preciosos paisajes en las montañas de Dota, un día soleado, aire puro y una asistencia inmejorable por parte de la organización (había agua abundante y cajetas en las partes de alejadas de carrera, en medio del bosque), una bonita camiseta y un ambiente encantador, y el costo de la inscripción: ¢6.000… esos son los eventos que valen la pena….saludos…

    • Marianella Cordero says:

      Te haremos caso Ronny. Yo con esto termino mis días de turnare, y supongo que solamente iré a las carreras en las que de veras lo tratan a uno bien, como debe ser. Sería como seguir yendo a un restaurante donde la comida es mala,… no tiene sentido. Saludos y anoto tu recomendación!

    • Estas carreras de pueblo, tipo Trail, son muy duras, en muchas ocasiones toca caminar, pero la atención que ten dan, y saber que en la mayoría de las veces el dinero queda en la comunidad, carreras como Dota, Olan, Cabecar, Paraguas y otras mas nuevas como las de Puris son una gran alternativa, y como dije por lo menos los fondos son para ayudar a la comunidad.

  9. totalmente de acuerdo, yo sufri en carne propia al no encontrar agua , ya finalizando la carrera con la boca seca tuve que pedirle a una chica que me regalara un poquito en la mano para por lo menos mojarme los labios, y pague los 8000 :)

    • Marianella Cordero says:

      Y explicame por qué los que no pagaron, e iban más adelante que vos, sí tomaron agua… No hay excusas. Leí que le atribuyen el desorden a que el agua le tocaba ” a los patrocinadores ” , pero si conté bien, había 11 logos en la camiseta… ¡algo anda mal!

  10. Kattia Robles Fuentes says:

    Bueno el asunto del agua en el recorrido y a la llegada estuvo fatal, pero y qué me dicen todas la mujeres que necesitamos orinar antes de salir a correr, porque hemos salido de la casa muy temprano???? Un solo interior en la gasolinera, para ese montón de mujeres!!!! fila, fila y mas fila… Yo empecé la carrera con ganas y ya por el Vicente me venía reventando, no se, a pura mentalización logré llegar a la meta sin orinarme de camino…Otro punto a tomar en cuenta por los organizadores…

    • Marianella Cordero says:

      Huy pero vos fuiste ahí al parqueo de Pequeño Mundo? Yo ahí vi casetas de esas de Esco. Lo que pasa es que había mucho molote porque sin el cierre de calles, la gente se fue ahí a ese parqueo a calentar, y mucha gente ni cuenta se dio de que estaban esas casetas y les pasó eso que te pasó a vos. Pensaba que no había nada peor que ir con sed, pero es cierto lo que decís… cuando uno se va reventando es espantoso!!!!! No halla uno qué hacer….!

  11. Eladio Madriz Garcìa says:

    Buenas, yo soy la persona de la foto. Generalmente participo muy poco en competencia a lo sumo 3 por año. Mi protesta procuraba interpretar el descontento de miles de deportistas que semana a semana participan en las competencias pagando caro y recibiendo poco. Pero sobre todo he pensado en los muchachos jóvenes (estudiantes), en amas de casa, en adultos mayores y en aquel padre de familia que ganando el salario mínimo se tiene que ver limitado debido a que los altos costos de las inscripciones no se los permiten practicar el lindo deporte del atletismo. Este siempre ha sido el deporte popular y quizás el de menor costo. Pero resulta que ahora está siendo secuestrado por algunos oportunistas que no han visto más que un negocio, olvidándose de la escencia del deporte, del significado que representa para miles y miles que todos los domingos con gran ilusión vienen por su “medallita”, por su camiseta, por la mejora de su tiempo, por su rato de diversión y espacimiento y sobre todo, por demostrarse que con el esfuerzo del entrenamiento en la semana, es posible lograr una mejora en su tiempo, de minutos o de segundos y que con ello se están asegurando una mejor salud tanto física como mental.

    Por eso protesté, anotando en una camiseta mi sentir, porque creo que ya es la hora para detener este abuso y exigir que este hermoso deporte, vuelva a estar en manos de los que realmente amamos el deporte y de los que creemos que es una excelente alternativa para todos: para los que pueden pagar con mucha solvencia y aquellos que tienen que hacer un gran esfuerzo para sacrificar de su pequeños ingresos, una parte para la actividad atlética dominical.

    Eladio Madriz García

    • Marianella Cordero says:

      Don Eladio, ¡mucho gusto! Quisiera saber si es la primera vez que se manifiesta con esta camiseta en una carrera. Vi a un señor hacer algo parecido en la San Silvestre, pero no sé si era usted.
      Creo que lo que usted hizo no debe pasarse por alto. ¿Lo han entrevistado los medios o programas deportivos? ¿Qué le han dicho otros corredores?

      ¿Aunque no pagó, cuénteme si pudo tomar del agua que dio la organización?

      Creo que usted expone algo importante. Sabe, para mí por ahora 8 mil colones no son difíciles de pagar. Es decir, podría pagarlos, correr e igualmente llevar mi propia botella de agua. Pero no sé cómo me sentiría si, por ejemplo, comienzan a cobrar 15 mil. O 20 mil. Todos los presupuestos son diferentes, y probablemente tendría que dejar de correr, pero sé que no correría sin número, exponiendo a que los que sí llevan número se queden sin agua por mi culpa.

      Me gustaría mucho que su foto o su voz se haga sentir: usted hizo algo, se manifestó. Otros están molestos y no hacen nada, se enojan, pagan de mala gana y no dicen nada. Y otros como yo, con solo quedarse sin agua se sienten tan indignados que ya no quieren volver a pagar por correr 8 o 10 kilómetros sin agua.

      Creo que es hora de que su opinión, la mía y la de muchos se haga sentir: espero que pronto su mensaje en la camiseta cause cambios. Hagamos algo.

  12. Eladio Madriz Garcìa says:

    Hola Marianela. En este caso, lo relevante no es si se toma agua o no… es el acceso que deben tener los atletas a cualquier actividad de este tipo, y por eso es mi protesta. Tengo muchos, pero muchísimos años de hacer atletismo y con el tiempo uno aprende a estar siempre bien hidratado, así es que para una carrera de esta distancia prácticamente no necesita agua.

    Lo que para mi si era importante, era llamar la atención sobre una tendencia sostenida a cobrar cada día más sin ofrecerle más a los atletas, limitando a un sector muy importante de la comunidad que no puede pagar esas cantidades por limitaciones económicas. O sea, que se está convirtiendo al deporte que daba más acceso a todos, en un deporte de élite, igual que pasó con las escuelas privadas, con los colegios privados, con los clubes de élite, y muchos otros casos que empezaron a florecer hace ya muchos años, a acentuar diferencias demasiado marcadas entre los costarricenses y que hoy marcan una brecha muy grande entre los que más tienen y los que menos.

    Probablemente usted sea muy joven, pero hace más de 30 años las diferencias no eran tan grandes, todos ibamos a las mismas escuelas, había más oportunidades y los barrios de los ricos estaban en los Yoses y en Rohmoser. (vea usted con sus propios ojos esas casas y comparelas con los palacetes que hay hoy en San Ana, Escazú, vea usted urbanizaciones donde todos no pueden entrar, vea usted un polícia armado en cada banco, en cada comercio, en cada negocio, vea usted el sinnúmero de asesinatos por semana y por mes, cuente los asaltos, la inseguridad que se vive en la calles, me imagino que usted ha sentido de caminar a ciertas horas en algunos lugares de su paìs. Así de sencillo nos hemos sido separando, antes todos éramos amigos y compartíamos en todo momento, hoy lamentablemente no y para mí el último bastión de este tipo, es el atletismo y ha sido invadido por el negocio, lo cual creo que tenemos que detener: por eso he protestado a mi manera con el fin de crear conciencia y pedir que no debemos otro paso en el sentido equivocado.

    Todos tenemos que hacer el esfuerzo por recuperar la Costa Rica que se nos ha ido llendo de las manos, desde lo más sencillo hasta lo más complicado.

  13. Nuestro grupo ( 31 personas ) pagamos nuestra inscripción y precisamente dado lo masiva que se volvió la carrera, llevamos nuestra propia hidratación , varios compañeros y familiares se encargaron de esperarnos en sitios específicos y pese a que íbamos con camisetas para identificarnos y nuestros colaboradores también , tal era la desesperación por la falta de agua que muchos asistentes arrebataban de las hieleras el agua y el hidratante. Muy triste porque pese a que ninguno sufrimos por estos hechos aislados, esto es reflejo de lo mal que están los organizadores , no se vale como decís que personas normalmente educadas se comporten groseramente y arrebaten algo tan básico como agua, sólo por no desfallecer por el calor tremendo que hubo al final de la carrera. Tristemente lo mismo pasará con Sol y Arena,, en donde la “piratería” de agua es la norma, y otras carreras que de tradicionales se han vuelto masivas al extremo. Lo único que queda es seleccionar a los eventos a los que uno asiste y no darles tanta pelota a estos organizadores avaros que al final están destruyendo algo tan bello como nuestro deporte.

  14. Iriam Aileen says:

    Se que ha pasado mucho tiempo desde que hicieron estos post pero me toco leerlos hasta ahora! Tengo un poco mas de un año de estar participando en carreras y uno como principiante lo hace con mucha emocion! Definitivamente la falta de agua es algo que uno no puede entender pero sucede cuando uno paga y cuando no se paga tambien!! A mi me paso en una carrera en el Irazu, que no era para principiantes como yo, Marianella tambien participo, tuve el gusto de que me pasara al lado!!, luego de semejante ascenso y descenso, los que ibamos en el grupo de ultimo, faltando unos 3km quizas para que se acabara la carrera, veiamos a lo lejos los fuegos artificiales y se escuchaba la musica y la premiacion, o sea, fatal!! porque sentiamos que ya todo se acababa y no habiamos llegado, yo estaba entre los ultimos 20, llegue a la meta 2 horas y 20 despues y no habia NADA, detras mio venian unas 20 personas y para mi, hubo el ultimo sorbo de agua dulce!! al llegar y ver que el inflable de la salida ya estaba desinflado, los parlantes montados en los carros y nadie mas que mi equipo y los familiares preocupados de los que faltabamos, porque no habia motorizados ni nadie que aisistiera para ese entonces, yo estalle a llorar como LOCA, tenia muuuuucha hambre y estaba muuuuy cansada y no habia NADA, por dicha mi entrenador habia ido a buscarnos porque faltabamos 2 del equipo y dejo a un compañero negociando por nuestra fruta, le dieron la fruta pero no la bebida y cuando llegue no habia nada de tomar solo unas goticas de agua dulce. A mi esto me marco, no hay nada mas feo que la evidencia en la cara: “Señora usted como ser humano y como correrdora principiante no es nuestro problema, solo nos interesa su dinerito, saladita si no llego a tiempo”””, esto me afecto tanto que senti que no era capaz de correr 10k y que mejor no seguia, pero por supuesto no iba yo permitir que estos fulanos me robaran mi entusiasmo corredor y bueno segui entrenando y escogiendo mejor mis carreras. Hicimos comentarios al respecto en el muro de la carrera y nos borraban, hablamos con el encargado y dijo que no era cierto, en fin, estos mismos organizadores siguen haciendo plata del espiritu deportista de muchos como yo! Solo una vez participe en una carrera sin inscripcion, la inscripcion era gratis y a pesar de que la carrera era gratis, cuando pasaba por los puestos de agua como no llevaba numero no me daban agua, que horror!!!! no entiendo como se le puede negar agua a una persona!!! Un cero para las personas de belen y para los de la guacima un 100 que todo el pueblo se tiro a las calles a aplaudir y a darnos animo!!!
    Por ahora no toquemos el tema de los carros… ay Dios que pasa, porque somos tan insensibles y tan envidiosos, vamos a tener que salir a correr con toda la familia, unos paran el transito otros nos dan agua, otros nos hacen porras y asi ;)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: