Campeón, de Limón para el mundo


Hoy Nery Brenes Cárdenas ganó la medalla de oro en los 400 metros planos del Mundial de Atletismo bajo techo en Estambul, Turquía. Lo hizo con un tiempo de 45:11

Hace un par de semanas sufrió una caída en Inglaterra, de la que muchos no se recuperan tan fácil, sobre todo anímicamente.

Quién sabe si ese breve fallo haya sido parte del combustible que lo impulsó hoy a romper un récord mundial. Nery es campeón del mundo, y aunque todos “nos” felicitemos porque “tenemos” un gran atleta, el mérito es solo suyo, y nadie merece más disfrutar de la gloria que él.

Por los tiempos en que no había patrocinio, por las veces que la prensa pensó que era más interesante un fogueo malo de la Sele que un buen fogueo suyo con los mejores del mundo; por la gente que habló de que era “arrogante”, por las madrugadas para entrenar, por el dolor de exigirle al cuerpo más y más todos los días… pero también por la alegría con la que corre, porque se nota que disfruta lo que hace y sí, porque sabe que es excelente y hace públicos sus sueños cuando dice: “quiero ser el mejor“: Nery se lo merece.

Ahora viene el momento de las fotos, los aplausos y los halagos, pero sólo él y su entrenador saben cuánto trabajó mentalmente para, dos semanas después de una caída, levantarse en cuerpo y espíritu y ser ganador.

El atletismo de velocidad es muy diferente a las carreras de fondo, pero es tan emocionante y tan demandante como cualquier maratón: es más, comprime todo el dolor y la satisfacción ya no en dos o tres horas sino en 45 segundos.

Si usted corre, quiere correr, corría y lo dejó, le dijeron que no corra porque es “una moda”, o se ha aguantado las ganas de probar qué se siente lograr una meta, mire este video: el deporte nunca le quita, más bien le devuelve todo eso que usted entrega. Duele, cuesta, pero vale la pena; sean 5 kms,42 kms o solo 100 metros, no importa. Hágalo. ¿Qué espera?

Mañana hay carrera, y creo que aunque no somos así de rápidos, todos los que corremos llevaremos en nuestro “saquito” de motivaciones la gran hazaña de este limonense reservado y disciplinado, que no dejó de pelear – con o sin apoyo –  hasta estar donde quería estar.

Hoy nos recuerda que no es caerse lo que importa, es levantarse y hacer las cosas que hay que hacer. Gracias a Nery porque nunca pone excusas, nunca le echa la culpa al deporte, al clima, al árbitro ni a las circunstancias. Él hace lo suyo, y por eso es Campeón Mundial.

¡Cuántos “Nerys” entrenan hoy en Limón, sobre pistas malas, con calzado viejo, sin estímulo… pero ilusionados viéndolo a él portando en el pecho la medalla de oro…!

Saludos al número uno. Es tico, es de Limón.

Advertisements

Comments

  1. Tengo lo que se dice la piel de gallina.

  2. Sin comentarios. Gran columna que nos invita a reflexionar…Gracias Nela.

  3. Muy bien escrito, gracias por compartirlo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: