Buongiorno, maratoneta!


frametasticNingún corredor me puede decir que no le ha pasado por la cabeza la frase:

“¿Qué hago yo aquí?”

Yo lo pensé cuando me vi bajando las gradas, de la Via Gregorio hacia el Coliseo. Esta cara del Coliseo casi nunca se la veo porque uno entra del otro lado. Ahora estaba viendo la placa que dice Anfiteatro Flavio. Dios mío, voy en fila con un montón de gente hacia la salida… Qué hago aquí. Estoy chiflada.
Llegamos al corral, y de ahí, a la partenza. Ya había dejado el salveque con la ropa limpia en un camión numerado.
Conocí un par de gemelos holandeses que venían a correr uno su primera maraton, el otro, la sexta. Detrás de mí unos franceses, delante de mí, todos italianos. Podría decir que el corredor promedio en esta maratón tiene 40 años, es flaco y canoso. Yo era la rara, la chiquitilla con una corona de olivo en la cabeza.
A las 9:30 am comenzamos a movernos, y cuando los vi a todos tirar sus abrigos, supe que a partir de este momento y las próximas casi cinco horas, mis piernas no iban a dejar de moverse.
Mi tiempo meta era 4 horas 50 minutos. Lo importante es llegar, pero considerando que en NY había hecho cinco horas y media, mejorar también era importante y no me permitiría durar más de 5 horas esta vez.
En los parlantes, la música de Gladiador,  y en la línea de salida, unos soldados romanos vestidos a la antigua. ¡Qué emoción pasar frente al Vittorio Emanuele y ver una banda de policías, guapos y uniformados, tocando el himno italiano! Qué vacilón pasar frente a la bocca della verità, y salir de los muros de la ciudad hacia una Roma que no conocía.
Los primeros 10 kms fueron bastante buenos, a pace, muy concentrada y muy contenta porque no me dolían las piernas. Luego de los 15 aceleré un poco, pero me dije “chavala no festeje tanto porque le faltan 27 y eso es un montón.” De nuevo me encomendé a Padre Pío que siempre anduvo conmigo. Me lo imagino con todo y hábito capuchino pero en tennis, al lado mío y haciéndome trompas porque para todo lo invoco.
Muchos me felicitaban en el camino por la coronita de olivo,“sei la più carina” me dijo un señor; otra muchacha me dijo que le gustaba el accesorio,  y un grupo de señores de una asociación de atletismo me pasaron a la par y me dijeron “¡Ave!”, muertos de risa.
Se me empezó a hacer lejano el km 20 y recordé a mi amiga Priscilla que ese mismo día corría su media maratón en NY, entonces me dije a mí misma: “Vas con Pri hasta los 21, dale, hasta los 21 vas con ella”.
Y así fue porque justo a los 21 me despedí mentalmente de Priscilla y pensé, “ahora ¿con quién vas a correr?”.
Mi pace era más rápido que al inicio. Yo sabía que eso no estaba bien porque auno se le puede caer el piano a la mitad, pero si iba a ese paso era porque en serio me sentía muy bien. De hecho quise pegármele al grupo de pacers de 4 horas 45 y no sé cómo, les pasé. Ellos iban vestidos de angelitos – ¿?-  y estuve con ese grupo unos minutos, pero cuando me di cuenta los había dejado atrás.
Es que si uno se siente bien y puede sostener ese paso, hay que seguir. No me dolía nada. Pensé que seguro la cantidad tan abundante y sabrosa de pastas que había comido en la semana había funcionado de verdad, porque me acercaba a los 30 kms sin trazas de desgaste o falta de energía.
Luego vi el rótulo de los 30 kms y me emocioné pensando que en tan solo 12 estaría en la meta. “Pero una maratón no son dos medias” dijo Anyo una vez, y supe que tenía que concentrarme mucho y poner la actitud más fuerte de los 30 a los 40 kms.
Iba muy contenta porque seguía pasándole a muchos corredores que a estas alturas ya iban caminando. Es la parte más dura de la maratón, es donde se nos acaba el glucógeno, nos topamos el temido muro y nos comienza a pesar lo corrido.
Cerca de los 32 un señor me comenzó a hablar. Tengo que decir que los italianos no paran de hablar mientras corren. No sé como hacen, de verdad, pero van sonrientes, van conversando de todo – calcio, política, el Papa Francesco, de todo -. El señor iba a un super paso y me contó que esta maratón era para celebrar sus 60 años. Qué carga. Luego se disparó y no lo vi más.
Pronto estuvimos en el kilómetro 37 y comenzó a llover. Otra vez le jalé la sotana a Padre Pío y le dije que porfa, porfa hiciera lo que fuera pero correr el final sobre sampietrini mojados, sería demasiado. Pronto se acabó la llovizna.
Los organizadores de esta maratón son muy inteligentes porque los kilómetros más duros y más difíciles coinciden con la entrada a la ciudad y los sitios más hermosos. Era como de película pasar en medio de la Piazza Navona,…frente a la barchetta de la Piazza di Spagna, y aunque llevaba una moneda lista para echarla a la Fontana di Trevi, la cantidad de gente impidió que lo intentara. Pasamos soplados.
Mi pettorale o bib number llevaba mi nombre y la bandera. En NY les costaba mucho leer mi nombre, pero aquí lo gritaban con muchas ganas y lo pronunciaban bien. Esos aplausos y el Bravaaaa Marianelaaaaaaa los llevaré grabados en mi cabeza siempre. No paré de correr y cada vez que escuché esos gritos, le di más fuerte. Più che puoi, me habían dicho.
Tenía aire pero ya en el km 38 se me estaba acabando la fuerza en las piernas, pero no hay razón para aflojar. “Entre más rápido corra, más rápido llega: póngale”.
Nunca se me va a olvidar que en la última vuelta hacia la Via del Corso pasamos por una callecita estrechísima que olía a pan, a pizza, a todo. Había gente comiendo en las mesas, ¡y uno ahí…!
Lo ingrato de leer “ultimo kilometro” era ver que a había que subir una cuesta y darle vuelta al Coliseo por detrás. ¡Una cuesta! Escuché clarito a Alvaro en mi cabeza diciendo “suba a puro braceo” y así subí rápido. Me puse a llorar como estúpida de la emoción, estaba a 200 metros de la meta. Me sequé las lágrimas y entré sonriendo, con aquellos soldados romanos a los lados gritando “Salveeee..”
Y así, rapidísimo, muy rápido, se me fue la maratón.
Llevé a grabar la medalla, que es preciosa, es… ¡bellísima! Y cuando me la dieron ya grabada con el nombre y el tiempo del chip caí en cuenta de lo que había hecho.
Venía por 4 horas 50. Quería hacer 4:45. Pero hice mi maratón en 4 horas 34 minutos. Me felicité mucho, mucho mucho. Logré ir de menos a más y acelerar donde la gente se cansa. Entré a la meta corriendo, corriendo con ganas. Fui fuerte. Mejoré casi una hora en comparación a NY. ¡Qué felicidad! ¡No soy una rala!
Crucé la calle y pedí una cioccolata calda que me cayó deliciosa.
Ahora quisiera ver a esa señora de la feria y decirle que sí corrí tanto como pude, ¡y cuando no pude, también!
Hoy es lunes y sigo llorando a ratos. Tengo tan fresquito cada paso, cada kilómetro, la sonrisa y los saludos y la habladera de los italianos, que te van felicitando y te preguntan come ti senti? Stai bene?
La maratón de Roma resultó hermosa, palmo a palmo. Tan sorprendente el público, tan motivadores los otros corredores. Un día digno de un imperio que tuvo momentos gloriosos y de una ciudad que todavía es imponente.
Aunque mi maratón de NY del 2011 fue linda por ser la primera, esta es con la que verdaderamente me siento corredora, esta es con la que ya puedo decir que soy maratonista. Lo soy.
Amo las distancias largas, seguir y seguir corriendo, y como decía Damaris Wesson, “sin ver al suelo, viendo hacia arriba, viendo todo lo que hay que ver.”
Esta vez mi nombre sí salió en el periódico, porque el Corrierre dello Sport sí publica la lista de todos los que corrieron – hasta el que llegó de último -. Curiosamente de los 12 mil inscritos, solo diez mil llegaron a la meta. Yo fui una.
No fui la más rápida, pero fui valiente.
Tengo unas ganas enormes de regresar a CR y enseñarle a Alvaro mi medalla. Qué entrenador tan bueno tenemos, ¡es un estratega sensacional! Y aunque todavía no levanto los talones tanto como él quisiera, creo que él ya sabe qué esperar de mí. Ahora podemos planear y soñar un tiempo mejor en noviembre, cuando regrese a reconciliarme con NY.
Me subí en el metro para ir a caminar un poco y ando la medalla en el pecho, con tanto orgullo, porque ya soy maratonista, es más, soy maratoneta.
GRACIAS
  • A los amigos con los que corro, que se llaman ChiRunners, porque compartimos tanto y nos aceptamos así, casi en pijamas en el frío de la Sabana, sudados y cansados. Quien diga que uno se vuelve antisocial cuando corre, no nos conoce  :D
  • Por los masajes en Kinetic – gracias Kat y Vero por dejarme dormir siempre un rato más.
  • Por los consejos de Laura Wesson, la mejor nutricionista ¡que también corre y hace cross fit!
  • A Ernesto “Lobito” Fonseca, porque es mi amigo y conocerlo marcó mi vida de la forma más chiva y valiente del mundo. Lo pensé mucho de los 30 a los 40 kms porque necesitaba pensar en campeones. Y él es uno. Es un gladiador. Hace 2 años me dijo “diay si lo hace, hágalo en serio“.  Yo le hice caso.
  • Y a mi familia que aunque no entiendan muy bien la vaina de los 42 kms, me quieren con mi chochera de correr.
Advertisements

Comments

  1. Nela, Felicidades de todo corazón… Me inspira de nuevo. :)

  2. Felicidades Maratoneta!! Que relato mas bello. Gracias Nela porque vos tambien nos inspirás!

  3. Espectacular !! De esas lecturas que puedes leer una y otra vez !! felicidades una inspiración

  4. Muchas gracias por compartir su experiencia, no pude evitar emocionarme y debo confesar que un par de lágrimas de emoción se me escaparon en medio lectura y aqui en el trabajo :D. Esos logros, que para uno son enormes, se quedan en el corazón para siempre y por eso de nuevo gracias.

    No hay nada más bonito que leer a alguien hablando con pasión de una experiencia tan tuanis como la que vivió y me motiva a seguir adelante, si bien no en atletismo, espero en algún futuro próximo entrarle a las aguas abiertas (ya estoy entrenando) y ojalá poder repetir esa frase, “¿Qué hago aquí?” y acordarme de usted ^_^.

    Bravo!

  5. María Gabriela says:

    Q buen post… Inspirador!!

  6. @ricbonco says:

    Tengo que decirle de nuevo. ¡Qué carga! Solamente el leerla me da muchísimas ganas de empezar a correr y algún día poder llegar a correr aunque sea media maratón. Lo más chiva de todo es ver todos los lugares maravillosos que pasó durante la maratón, debe ser algo maravilloso. Un abrazo y a seguir corriendo :)

  7. Qué lindo esto, todo. ¡Felicidades!

  8. Marcella Román López says:

    Marianella la maratonella sorella della Marcella che piace della nutella—ho lellto il tuo racconto col lacrimone sul viso, la pelle d’oca e un sorriso cosí grande. Che orgoglio! Te propongo un trato, vamos juntas a lanzar la monedita la Fontana di Trevi en tres añitos más pero por ahora, invitáme a oir tu relato rn vivo a todo color. Yo llevo el Chianti.

  9. Marcella Román López says:

    Quise decir “ho letto” je je je, es la emoción… sai…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: