“I sucked”


photoNunca he tenido tantas emociones encontradas después de una carrera.

Pude soltarlo todo mientras lloraba como idiota,  en la ducha. Comolos chiquitos chichosos que no lograron lo que querían, que se quedaron castigados y regañados en el cuarto sin tele y sin cena.

Ahora que pasaron 24 horas del desastre, como lo llamo yo, es comprensible la chicha pero también me gané un cosco de mí misma. Así no se corre, Marianella. Así no.

Primero, tengo que eximir de toda culpa a la ciudad y la carrera. ¡No puedo explicarles la belleza! Una ciudad preciosa, la gente te regala agua, gatorade y hasta tequila en el trayecto. Gente disfrazada, chiquitos, bandas de rock en las esquinas,… y una línea de salida que te para el pelo. Rock´n Roll San Diego sí rockea. 

Yo no.

Cuando entré a la meta, me dieron la medalla y de inmediato hay un panel muy lindo para tomarse fotos de “finisher“. Por pura inercia pasé, y el fotógrafo me dijo “Hey, smile!”

“I can´t. I sucked.”

“But you finished!”

Creo que llegué al punto en el que terminar la carrera no es suficiente. Esto fue lo que salió mal.

1. Mi idea era hacer 2 horas, para mejorar el tiempo anterior de 21 k (2.05.) Pero para eso el “plan” que llevaba era, hay que decirlo, bastante ambicioso. Pensé correr los primeros 12 kms a un pace de 5.55 y los últimos 9 a 5.27 No es que no pueda, es que es muy duro hacer eso. A pesar de que es ir de menos a más, era muy ambicioso.

2. Comienza la carrera, y Marianella, que es cabezona y terca como una mula, decide darle “con todo”. El Garmin no miente, arranqué a 5.40 y lo sostuve los primeros 3 kms… qué bonito todo, hasta que algo falla. Las pantorrillas me dolían, como si jamás me hubiera masajeado, como si jamás hubiera corrido. El fantasma Correcaminos 2012 apareció.

Y bueno, de ahí en adelante todo fue mal. Correr con dolor no es bonito. No disfruté nada. Le sumo que la carrera es bien columpiadita, y tiene un par de cuestas muy fuertes. Más o menos a medio camino paré a estirar. El dolor era intenso. No como un arratonamiento, pero sí fuerte y persistente. Y ya iba de chicha, haciendo cuentas de que no iba a mejorar el 2.05 y que esos segundos de estirar y caminar me iban a salir caros al final.

El final de la carrera es descenso – que también golpea –  y  terminé con algo que no es una sonrisa, no sé, es una mueca, y por eso se lo dije con tanta convicción al fotógrafo.

“I sucked.”

Parece nueva. Si hubiera arrancado a digamos, 6, o 6 15, ahí lo voy bajando. Pero la ansiedad me ganó y me duele, aparte de las pantorrillas, el ego. Mucho. Venir tan lejos, hacer este esfuerzo para echarlo a perder…

Mi tiempo final fue de 2. 17. No puede ser, me digo aún hoy, que en lugar de mejorar, retroceda.

Respeto mucho el argumento del fotógrafo y de todos los amigos que me han dicho “lo importante es terminar”. Y sé que la única que se presiona a un tiempo “equis” soy yo. Pero probablemente llegué a un punto en que no me basta divertirme y sentirme “campeona” por terminar.

Quiero mejorar y no pude.

Se pudo en Marzo, pero ayer no pude. Los por qués pueden tener muchas respuestas. Motivación tenía, entrenamiento, tenía, comida, hidratación, todo. No sé.

Es frustrante y al mismo tiempo me siento apenada de haberme puesto una meta y no lograrla. Ahora la pena también la tengo porque yo no era así, yo corría porque me gustaba, y ahora me sale un monstruo dentro de mí misma que me dice que no sea mediocre, que no puede ser que no haya mejorado…

Recojo mis cosas y me despido de una ciudad que es digna de ver sin prisas. Es preciosa.

Yo sé que tengo que volver a empezar y trabajar ese pace. No desesperarme porque otros sí pueden y yo no. Es difícil. Me he dado cuenta de que hay un momento en la vida del corredor en que se vuelve ambicioso y quiere probarse a sí mismo muchas cosas.

No descarto venir el año entrante a repetirla, ya con otra mentalidad. Quién sabe.

Ahora me voy con muchas preguntas en la cabeza. ¿Podré bajar de 2 horas, pronto? ¿Podré bajar también mi tiempo de maratón? ¿Y será que alguna vez, con mucho esfuerzo, puedo hacer tiempo para clasificar a Boston?

Lo feo de una mala carrera es que te hace dudar de todo lo que antes era “sí, sí, y sí”.

Hoy no tengo tanta chicha pero sí me regaño porque “I sucked” ayer y entré al cuarto tirando los tennis, incumplí mi máxima de este blog, de este deporte: disfrutar. Me traicioné.

En fin… como dato curioso, acabo de tomar un taxi en San Diego… el taxista se llama Estephanos, es etíope, y me contó que su tiempo en media maratón es de una hora 15.

Así es la vida. Y eso que ven en la foto no es una medalla. Es un CLAVO.

Advertisements

Comments

  1. No conozco ningún corredor competitivo. Se trata de disfrutar, pero disfrutar también la competencia con uno mismo. Disfrutar también esos momentos de enojo con uno mismo por que no lo logra (esta vez) como alguna vez escuche del primer hombre en intentar subir el everst (creo), luego de fracasar se volvió hacia la montaña y le dijo.
    “Esta vez ganaste, pero el próximo año te venceré. por que tu seguirás siendo la misma montaña, pero yo me prepararé mejor y vendré por mi revancha”
    Yo digo que uno nunca deja de competir, pero también debe disfrutar eso. disfrutar el juego de vencer y ser vencido, que al final eso es parte de lo que nos hace salir a correr al dia siguiente.

  2. JUAN CARLOS ANTON says:

    Marianella, he pasado muchas veces por tu situación y te aseguro que los malos momentos son el mejor revulsivo para hacerlo mejor en una próxima ocasión, te ayudan a corregir y a coger fuerza mental para no volver a tropezar. Dentro de tí hay una maratoniana en ebullición que un día estallará, surgirá y romperá todos los pronósticos. Piensa que en Roma corriste con el corazón, era tu segunda marathon y bajaste 1 hora desde NY. En nov. me darás la razón, cuando te acerques a las 4 horas en la Gran Manzana. ¡ Adelante Marianella !

  3. Marcella Román López says:

    Mucho (sino todo) está adentro, en nuestra mente y corazón. Lo que pensamos, lo visualizamos y lo proyectamos y se hace realidad; sin embargo, hay lo que llaman autosabotajes, como fantasmillas que una va creando consciente o inconscientemente, unos obstáculos que cada quien se va poniendo y en ciertas ocasiones (sin querer queriendo), nos traicionan. Puede ser que la misma ansiedad y autocompromiso con un reto personal (el que sea) nos juegue sucio y se manifieste en una jaqueca, una gastritis o cualquier otra “itis” o bién un arratonamiento, una torcedura, un músculo cargado… Siento porque me ha pasado, que tanto deseamos aquello que sin darnos cuenta se nos va la energía para otro lado y nos jode. Por dicha no siempre es así. En una ocasión me tocó repetir Estadística I dos veces; iba al exámen “con todo” como vos a tu 21K joanjetticos, iba a todas las clases de la U, el profe era genial, explicaba lindísimo, hacía las tareas, ponía atención, estudiaba en la casa…y a la hora de hacer el exámen me BLOQUEABA y zaz!. Ya tuviste ROMA,recuerda que siempre tendremos París por si acaso…y siempre es bueno darse una segunda oportunidad. TVB

  4. Sigue disfrutandolo, yo estoy empezando y ya me frustran muchas cosas….pero mi deseo es nunca perder la diversion y paz que me aporta este deporte!! Animo muchos vamos detras de tí esperando poder lograr algun dia esos tiempos y esos Km.

  5. Muchas veces nos confiamos en que nos dicen “lo importante es participar y terminar” cuando uno ya tiene un cementerio de tenis en el patio significa solo una cosa, estas dedicado a gastar las tenis con tal de mejorar tus tiempos, en esta te fue mal y tenias de referecia 2 horas 5 minutos, pero debes de valorar que NO todos los terrenos ni los climas son iguales, por mas entreno que tuvieras, la mente y el cuerpo si son los mismos, puede que si, te molestara la pantorrila, muchas veces no se puede aplicar el “TODO ESTA EN LA MENTE” uno en este tipo de eventos tiene la adrenalina al maximo y es algo que se debe saber controlar, el pace que llevabas planeado debiste respetarlo, porque era ese el plan que tenias. Yo cuando hice mi primera maraton (ING Miami Marathon) pense firmemente que la podia sacar en 4horas 5minutos, mas un imprevisto y una cita en el baño (para que lo voy a ocultar) me hicieron perdor mucho tiempo (casi 15 minutos) y termine en 4:21:06, estoy orgulloso de eso y mi proxima marathon sera la de Disney, quiero hacer menos de 4:21:06 pero desde ya se que la altimetria y el clima van a ser diferentes, mas curvas que en Miami, asi que no me puedo hacer bolas desde ya enfocado en X tiempo si el terreono es diferente, no quiero que me tomes a mal o lo veas como regaño, es simplemente verlo como una experiencia mas y ya sabes que tienes un reto para el proximo año, quien quita y en lugar de ir a hacer esa media, te vas y haces la maraton, y te sacas ese “clavo” falta un año para hagas tus planes y veras que poco a poco vas a cambiar es I sucked a un I can o un I could.

    Saludos y a seguir poniendole.

  6. Nela, si uno no se pone metas, no mejora. Así de fácil. Y sí, hay momentos en que la fortuna no nos sonríe, a pesar de que todos los elementos están. A veces uno arriesga y no gana. Pero es parte de la experiencia. Vos tranquila, sos una campeona y eso nadie te lo va a quitar.

  7. Que pena que le esté sucediendo esto. Hace algún tiempo que leo su blog, yo NO corro pero al leer sus palabras entraba en mí la espinita de que tal vez en algún momento podría empezar. Sobre todo cuando otras personas me han tratado de “en-listar” en este asunto con la idea de que se disfruta, que se toma con calma y que si se puede, pues campeones son solo por el hecho de que se levantaron del sillón.
    Era bastante agradable ver como usted contaba de sus experiencias con personas de todas las edades y géneros, de los flaquitos como de aquellos que tenían un poco de libras más pero que a todos los unía una sola cosa, el disfrute por correr.
    Aunque se desee mejorar no se puede perder el norte! cuánto ha pasado desde la primera vez que se puso los tennis? cuánto desde que corrió y sintió el orgullo y la alegría de terminar? Cuál es la diferencia ahora? querer mejorar, pues si lógico pero espero no sea a costa de su felicidad.

    • Marianella Cordero says:

      Por eso mismo digo que me traicioné. Es imposible no ser competitivo con uno mismo, y además, se hace un esfuerzo grande viniendo tan lejos… Entiendo su decepción, pero la regla de este blog es ser honesta y así lo he sido, si no me doliera lo que pasó, no lo escribo. Mal haría en hacerme la fuerte y decir que no me importa porque sí me importa. No he dicho que dejo de correr o que no retomo con otra actitud. Escribí lo que siento, como siempre.

  8. Adelante Nela!! A seguir corriendo y disfrutar cada momento!! Los tropiezos lo hacen a uno más fuerte!

  9. Gustavo says:

    Hola Marianela, espero que lea este comentario. Yo empece a correr hace 3 años y al principio me enfoque en bajar el tiempo en cada carrera que hacia, y cada vez que quería mejorar el tiempo en 10k terminaba la carrera con peor tiempo, hasta que me llego el día que me propuse correr para disfrutar sin importarme el tiempo, desde ese dia disfruto más del atletismo. Siga adelante y de lo malo que le paso saque lo positivo.

  10. Marianella me gusta tu blog precisamente por eso.. porque toda esa ansiedad, esa frustracion y chichas,junto con el disfrute siempre sufrido, lo hacen tan cercano a los que estamos en esto. Dices que en tu lindisima medalla ves un clavo??.. pues a sacarlo con otro clavo!! como se dice aca en tiquicia,… yo que apenas comienzo y deseo hacer pronto 10km en menos de 1 hora solo veo en ella inspiracion!!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: