Llorando con MaryTere


Bastó verla llorar para que le hiciera segunda.

MaryTere es una de las compañeras del grupo que va a correr en New York este fin de semana. Aparte de que estaba emocionada en la mañana, y lloró un poquito al despedirse del profe y del grupo, hace un ratito compartió con nosotras un video suyo, en el que se le ve terminar el fondo de 23 km que hizo solita, con la asistencia de su esposo. En el video se ve a Mary que, al terminar de correr, rompe en llanto. Sobra decir que apenas empezó a llorar ya yo estaba llorando.

Hace rato no lloro y gracias a Mary pude “botar el tapón”.

Uno se emociona mucho. Es probable que para quienes no corren esto parezca muy cursi, o exagerado, pero llega un momento en que el cansancio acumulado, el susto – susto, no miedo -, la carga de tanto acomodar horarios para entrenar, estrés de trabajo, casa o familia, todo se junta.

El proceso de entrenamiento también lo lleva a uno por estados de ánimo muy fuertes, que van desde la frustración en los malos días, cuando uno anda ralo; el dolor de una lesión, si la hubo; hasta la euforia de un buen fondo, un tiempo meta logrado, un pace mejor al anterior. Y ahora que no contamos los días, sino las horas, la emoción es muy fuerte. El llanto de Mary no es casual.

Hace semanas no lloraba yo con ganas, de tanta cosa guardada. Esta casa parece de locos, con los mapas, los libros, las películas. El salveque que va y viene con tennis, con ropa de gimnasio. Las noches en que uno cae como una piedra – porque está en pie desde las 5 am – y los días que logra pellizcar más tiempo para un masaje.

Al final estas lagrimotas calientes y gordas que se nos resbalan por los cachetes son de emoción. De ver que ya no faltan 100 ni 50 días. Ni un mes.

Quedan horas.

¡Y cómo ha costado! Esos sábados a las 4 am; el sol de Turrúcares, el Garmin que te dice “quedan 12 km más para completar 28”.

Para los que nos llamamos maratonistas, cada gran carrera en la que nos inscribimos es un premio por lo bueno que hemos hecho, un consuelo para olvidar lo malo, una excusa para exigirnos más, un motivo para seguir. Una ilusión grandota. Lo que más nos gusta es correr, pero correr 42 km ¡eso, ya es otra historia!

“Somos raros, así es esto. Nos gusta sufrir” – dijo el profe hoy.

Creo que en el fondo sufrir, para nosotros, sería no correr. Con todo y el esfuerzo económico, de tiempo, de energía que significa entrenar para una maratón… nada nos dolería más que no correr. Uno quisiera “salir de esto ya”. Matar la ansiedad.

La línea de salida está ahí, y quedan poquitas horas para que Mary, Cris, Viviana, Luisana, y todas ellas, tantos amigos míos, estén ahí. Y no es fácil pararse en la salida: ahí hay que dejar botadas las dudas de lo que sea.

Gracias a ese llanto de MaryTere pude soltar todo esto aquí, sola en la casa, llorar con ganas, llorar con fuerza, porque sé que en Atenas no quiero llorar, ¡no puedo! Tengo que ir valiente, fuerte, concentrada en que no importa si es dificilísima o no, yo la escogí y la quiero vivir de principio a fin.

Me voy a dormir y a llorar otro rato todo este torbellino de emociones. Lo que me ha dolido, lo que me ha costado, lo que he ignorado con tal de no perder de vista la maratón. El cansancio acumulado, todo lo lloro hoy, con Mary. Con los que están preparándose para correr su maratón.

Si usted conoce a alguien que corre y lo ve llorar, déjelo que lo haga con ganas, y que bote todo. Porque el resto de agua salada que nos quede en el cuerpo, será para sudar. No para llorar.

Este llanto es emoción, no debilidad. Y se vale emocionarse. ¿Acaso se corren 42 km todos los días?

Gracias Mary. ¡Me ayudaste tanto a soltar lo que tenía guardado!

Advertisements

Comments

  1. Que lindo!
    Yo quiero sentir esas emociones de pre-durante-post maratón… si me emociona leer este post y sentirme como vos o tu amiga… si fuese yo la de la historia, lloraría más (porque también soy llorona), y es que me encanta tu sensibilidad ante las emociones propias y ajenas, es demasiado motivador.

    Gracias!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: