Viernes de sorpresas, Domingo de felicidad (parte 1)


Sin palabras: en la meta, el viernes. El estadio Panathinaiko.

Sin palabras: en la meta, el viernes. El estadio Panathinaiko.

Quedé de contarles sobre dos sorpresas preciosas que me tenían aquí: la primera, fue que la organización me invitó a estar en un programa de tele, y ¡bueno, como dos minuticos estuve! Pero eso no fue lo bonito: fue que la entrevista me la hacían en el estadio donde terminaba la maratón.

Queda a distancia razonable de mi hotel, así que fui caminando… se me fue el alma a los pies cuando lo vi. Mármol, graderías impecables… 2500 años de historia. Las banderas de Grecia.

Fue genial haber visto antes de la carrera el estadio, porque eso me motivó muchísimo y me sirvió para mentalmente comprender que lo que hubiera que tolerar antes, valdría la pena. Típico yo, me hice la película mental de cómo sería entrar al estadio… uffff… y lleno de gente!

La entrevista fue rápida pero linda. Básicamente la pregunta era por qué vine hasta tan lejos por correr, y expliqué que para mí era importante correr la ruta original.

Por la tarde, la otra sorpresa me trajo un aprendizaje.

Los organizadores me permitieron estar en la conferencia de prensa con Dennis Kimetto y Florence Kiplagat. Kimetto, ni tengo que recordárselos, acaba de establecer el récord mundial en Berlín (2.02. 57). Yo estaba super emocionada de conocerlo, y por supuesto de poder preguntarle muchas cosas.

En cuanto arrancó la conferencia, por supuesto las preguntas fueron para él, que con un hilito de voz, muy poquitas palabras en inglés y no sé si timidez, o miedo, nos respondía a cuentagotas. A veces contestaba por él Florence, la otra keniana que también tiene récord mundial pero en media maratón, o respondía su representante.

Estas fueron mis preguntas.

“Dennis: ¿en quién pensó en cuanto cruzó la meta en Berlín y supo que rompía el récord?”.

“Iba en focado en hacer el tiempo previsto”. 

“Pregunta para ambos: ¿alguna vez corren por diversión, para distraerse o pasarla bien un ratito? ¿Correr sin reloj, por ejemplo”

Ésta pregunta solo me la contestó Florence.

“Para ser honesta nunca lo he hecho. No he probado a hacer eso desde que soy atleta”.

Salimos de la conferencia y me quedé pensando en que los dos tienen un talento increíble, que uno ni soñaría alcanzar, ni reencarnando. Y cuánto cambian sus vidas cuando lo descubren, y un entrenador los lleva a estos niveles de excelencia… Hace 5 años, Kimetto era un granjero. Ahora, con apenas 30, puede soñar con bajar ese tiempo, entrenando aún más duro.

Lo que no concibo, en mi pequeña mente de corredora aficionada, es que no tengan chance de disfrutarlo. Claro está, para ellos es su manera de sobrevivir, de dar un futuro a su familia; en cambio uno lo hace por diversión.

Me encantaría saber que lo disfrutan, un poquito. Porque para uno ellos son poco menos que rockstars… Queda mucho por aprender de ellos y su disciplina.

Paco Borao, AIMS; Dennis Kimetto, récord mundial de maratón vigente, y Florence Kiplagat, récord mundial de media maratón femenino. Yo, contenta, en medio.

Paco Borao, AIMS; Dennis Kimetto, récord mundial de maratón vigente, y Florence Kiplagat, récord mundial de media maratón femenino. Yo, contenta, en medio.

Aquí está la foto que todos queríamos. Por cierto, a la izquierda estaba Paco Borao, presidente de la AIMS (AIMS (Association of International Marathons and Distance Races), quien me habló con mucho cariño de sus visitas a Costa Rica para conocer el Estadio Nacional, y certificar carreras como Correcaminos.

Me quedo con esa pregunta: ¿Uno corre por diversión? ¿Por pasarla bien? ¿Lo ha intentado?

Esa era mi misión para el domingo: PASARLA BIEN.

Y así fue. Se los cuento en la segunda parte.

Advertisements

Comments

  1. Que grandes fotos para el recuerdo!

    Y de esto: (…) que no tengan chance de disfrutarlo. Claro está, para ellos es su manera de sobrevivir, de dar un futuro a su familia; en cambio uno lo hace por diversión.

    Que tan curiosa es la vida, y pasa en casi la totalidad de los deportes, individuales o grupales, los deportistas/atletas destacados llevaron desde su infancia una situación económica difícil, y en el camino se dieron cuenta (o alguien los ‘hizo darse cuenta’) que podían ser parte de los mejores en esa disciplina, pero.. ahí viene esa consulta.. … ¿de verdad amarán tanto el deporte? ¿No será más bien sólo esa vía ‘de escape’ para un ‘mejor’ futuro económico?

    Ver sus logros y hazañas, y pensar lo mismo que vos, que puede ser que no llegan a disfrutarlo, se torna hasta triste, porque competir contra el tiempo, ese que se nos va como el agua entre las manos.. ellos.. ganarle al reloj, ganarle a la historia … eso merece tener su buena cuota de diversión, que al final de cuentas eso es el deporte.. diversión, emoción, gusto, placer, recreación…

    Felicidades por tan bonita experiencia.

  2. Pablo Cabezas says:

    Que experiencia, cada una de las maratones con algo especial me imagino pero esta última quizás no se pueda comparar con las anteriores.

    Y sé que seguro no ha salido del asombro de lo vivido pero….ya ha pensado en lo que va ser la experiencia de la próxima maratón?…Dios es grande y bueno!!!!

  3. Siempre piensa uno eso, pero increíble la honestidad en la respuesta. Correr a ese nivel pasa una factura y deben ir controlando tantas variables que ya no se disfruta como nosotros, ellos han corrido para ganarse el derecho a entrenar, luego para competir y luego para ganar. Seguramente se disfruta al final, al cruzar por la meta, como cuando uno termina un trabajo bien hecho pero el proceso debe ser extenuante y doloroso.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: