Ser maratonista.


Estos días he estado pensando por qué para mí decir “soy maratonista” y seguir siéndolo, es algo tan importante como decir mi nombre, mi cédula y reconocer que me llamo así. Que esa soy yo. Que también soy la que corre.

Nadie tiene entrenamientos fáciles. Creo que cada quien con sus horarios, sus obligaciones, sus quehaceres, sabe que hay días que lo más fácil sería apagar el despertador y “hacerse el tonto”.

Pero la verdad yo siento que le debo algo a la Maratón. Siento que me llama, para enseñarme algo más. Esta ha sido mi Universidad. Yo no tenía la determinación de hoy hasta que me desafié a mí misma para ver si lograba correr 42 km.

La maratón, tan parecida a la vida, ha sido la prueba maestra que me recuerda que sí puedo ser fuerte, aunque sea menudita y nada atlética. Sí, también puedo tener paciencia. Aprendí que puedo dominar mi carácter, que no puedo desesperarme por cualquier cosa, o me estrellaría violentamente contra un muro y ahí caería derrotada.

Las lecciones aprendidas en una maratón se quedan con uno para siempre y salen a flote cuando más se necesitan: cuando uno tiene ganas de tirar la toalla, cerrar los ojos, cerrar la puerta o ponerse llorón y pensar “me gustaría que alguien me ayude”. Pero en esos momentos de debilidad, recuerdo que he llegado a esas 5 metas, a veces con dolor, siempre sola, nadie me ha empujado, con unas ganas que me quemaban el pecho y diciéndome a mí misma que cada paso hacia delante era uno más lejos de la salida, y otro más cerca de terminar.

Si quien me lee es maratonista, sépalo: usted no es normal.

A usted es difícil intimidarlo o asustarlo con “algo que es muy agotador”. Ya usted lo ha vivido. Y lo superó.

Tampoco lo deslumbran los logros instantáneos: ya usted ha sido probado en el fuego de los fondos sabatinos, usted sabe que hay un proceso para completar la distancia y domar columpios.

Un maratonista no come cuento con eso de que “no se puede todo en la vida”: porque ya una vez lo comprobó, y lo logró. Combinó trabajar, entrenar, ser mamá o ser papá, cumplir con sus deberes, y robarle tiempo a las madrugadas, ir a la feria, dejar la casa limpia.

¿Romperle el corazón a un maratonista? Tampoco. Una mentira o una cobardía, más bien nos provocan ganas de salir corriendo, literalmente. Y como la distancia es buena consejera, créame que podemos dar media vuelta y alejarnos por más de 42 km. Sin titubear.

Los maratonistas somos más agradecidos con pequeñas cosas: un vaso de agua, un abrazo. Cinco minutos más de sueño. Comida caliente. Un saludo de apoyo de un desconocido.

Podemos rezar y meditar en largos tramos de carrera, respiramos hondo el aire de la madrugada mientras se va asomando tímido el sol.

Por eso para mí, mi título de maratonista, es tan importante como el de periodista. La diferencia es que, ser periodista me salió natural, lo pulí en el ejercicio de la profesión. En cambio lo de maratonista, a veces no me lo creo. Porque no tengo ese talento, de verdad que no.

Solo sé que lo soy.

Y somos tan maratonista tanto usted como yo, como el que corre la distancia en 2, 5 ó 6 horas. Tanto vale su maratón como la de Paula Radcliffe. Y tanto vale el esfuerzo del que hace maratón en San José, como el de quien la hace en Tokio, Buenos Aires o Viena.

Tan maratonista es ese flaco de músculos secos que parece que se desliza por las calles, lo mismo que aquel de paso lento, más gordito, más grande… más bajito.

Y con cada maratón que uno corre, se renueva ese título, porque se vuelve a empezar de cero, en ese primer fondo, en esa primera salida a trotar.

Para mi, ser maratonista es más que decir “corrí 42 km y 195 metros”.

Cuando conozco un maratonista, automáticamente pienso:

“Esta persona agradece la salud que tiene.”

“Esta persona se pone objetivos y no los deja botados por cualquier excusa.”

“Esta persona tiene un mundo interno profundo y muy íntimo.”

“Vive el presente, pero sueña la meta. La ha imaginado.”

Un maratonista puede recordar los mínimos detalles de una carrera: tiene una mente cinematográfica. Y estoy segura de que cada medalla la acariciamos un ratito, recordando la ruta y cada palmo de ella.

Sean dos o veinte las que uno haya completado, cada maratón lo cambia a uno.

Ya hice 5. Y eso me enorgullece. Pero sé que eso no me hace ni más ni menos que todos los que están entrenando para hacer la primera, o la veinteava. Solo somos distintos, diferentes historias.

Estoy a menos de cien días de volver a hacer la primera. La más difícil de todas. La que no estaba “presupuestada”. A mí me prestaron latidos nuevos para lograrlo. Me la quiero merecer.

distanciasGracias a mi amiga Connie, porque al enviarme esta frase en un mal día, me recordó que no puedo tirar la toalla, cuando en otras 5 ocasiones, tampoco lo hice.

Y usted que me leyó, mucho menos la va a tirar: sea su décima o su primera maratón. Tome aire conmigo, como cuando faltan solo 100 metros para cerrar ese condenado entrenamiento.

No se desanime por problemas o situaciones que parecen cuestas de 100 metros. Ya ha sido probado en la larga distancia. No dude que esto también lo va a superar. Deberíamos estar más conscientes de cuán lejos podemos llegar, cuando nos lo proponemos, como lo hicimos antes y como lo haremos otra vez. Mientras haya salud.

Volver a correr no ha sido fácil.

Pero probablemente después de todo lo que pasó, ahora tenga más sentido para mí.

Esto se aprende para la vida. Siempre hay una distancia entre uno y lo que sueña, lo que ama. Lo que busca o lo esté esperando.

Advertisements

Comments

  1. Cinthya says:

    ” A nadie le faltan fuerzas; lo que a muchísimos les falta es voluntad…” y a vos Nela te sobra voluntad, sos una campeona, seguí adelante !!!

  2. Marcela Vives says:

    Así es Nellita a vos te faltan 100 días, a mí 118, y ese empezar a entrenar para tu sexta maratón y yo para mi quinta siempre es emocionante y duro….durísimo…pero estoy segura que dentro de 101 días estaré leyendo tu reseña de tu maratón de Tamarindo….Ya espero ese relato, sobre todo, porque este año, por primera vez en 5 años, no voy a ir a esa hermosa carrera…estaré corriendo mi último fondo largo antes de Chicago. Te estaré siguiendo con la mente, y apoyándote fuerte durante esos 100 mts duros antes de la meta…

  3. Me encantó este post, tan cierto como la vida misma.. bien dijo Henry Ford

    “Tanto si piensas que puedes, como si piensas que no puedes, estás en lo cierto”

    … no hay fuerza mayor en nuestra vida más que la voluntad de hacer algo, si de verdad te comprás vos mismo la idea de que podés hacerlo, nada te va a detener, en el tiempo que te lleve, lo vas a lograr, la vida se encargará de lo demás.

    En mi caso, lo pude comprobar al completar mis primeras competencias de aguas abiertas, me sentí reina del mundo, que había conquistado los territorios de Poseidón, y nada me podría quitar ese mérito, entrené para eso, le dediqué tiempo y esfuerzos, sacrifiqué otros, pero era un sueño, un desafío, un anhelo.. y lo logré. No fui la primera, pero fui yo, yo sola, solo con mi voz interna dictando nada una de las brazadas y patadas que debía hacer para completar la distancia.

    Quiero ahora poder tener el sentimiento de completar una maratón, de sentir lo que sienten los maratonistas, de llorar como lloran (casi todos) los maratonistas cuando están por debajo de esa marca de META, de querer abrazar a ese corredor que llegue conmigo a la meta, de sentirnos vencedores de una magnífica batalla, de eso y mucho más.

    Nella, estas son las maravillas del deporte (y en lo personal, es lo que amo de los deportes individuales), más que una actividad física, son enseñanzas de vida, en el deporte no hay derrotas, porque hasta haber tenido un tiempo mayor al esperado es una enseñanza, es una ganancia de que algo influyó, que hay algo que mejorar, que hay algo que enseñar.

    Deseo de todo corazón, que esta maratón de Tamarindo la disfrutés a granel!

  4. Ruth Campos says:

    Eres una triunfadora!! Expresas ese amor inimaginable por muchos por esos kilómetros que están por delante por que para atrás ni uno tan siquiera. Sigue adelante!

  5. Cada entrada tuya me parece tan llena de emoción y sentimiento que leerte es un placer y a la vez una fuente de inspiración. Debes saber que cuando decidí aventurarme a correr mi primer maratón elegí Nueva York por mil cosas y al buscar información a cerca de todo lo que abarca el running me encontré con tu blog. Bendito blog y bendita tu que me inspiraron a escribir mi experiencia. Así, agracias a ti y tu post decidí abrir mi blog y comenzar a relatar al igual que tu mis aventuras, pensamientos, sentimientos, acontecimientos y todo lo que pase de aquí hasta que llegue a NY este 1 de noviembre. Solo puedo decir gracias por escribir y compartir lo que vives porque realmente inspira! Te mando un beso y mis mejores deseos para que tu carrera continúe por más tiempo y tu corazón recargado siga saltando de emoción en cada carrera que participes.

    Saludos desde México.
    Olaf.

    • Marianella Cordero says:

      Olaf, me conmueve que me leas. Y que sientas que algo de lo que viví te acompaña. Nos vemos en NY también. Yo también corro este año. :)

  6. Reblogged this on Corro,vuelo y acelero.

  7. Muy buena reseña, ser maratonista hasta la misma palabra intimida a otros, incluso a nosotros mismos, es algo que se respeta pero en ocasiones se le llega a faltar el respeto quitándole 1 ó 5 minutos, es algo que no te convierte en alguien especial para los demás, te hace único para ti mismo, Lo Re twitteo me gustó, saludos desde Guadalajara México.

  8. Zayra Mendez says:

    Gracias por estas palabras…! Que bueno que siguió escribiendo! Sus palabras alentadoras!! Me ayudan a seguir mi norte!!!

  9. Ser maratonista…recuerdo que antes de correr mi única maratón en Miami 2014 y decía con orgullo pero con respeto “…es que voy a correr una maratón”, luego de finalizar decía “es que corrí una maratón con mi esposa” y yo sentía que algo me llenaba por dentro (siempre con respecto, o sea sin sentirme mejor que alguien) y con el tiempo dejé de tener presente eso de “ser un maratonista”. Perp bueno, ahora con este relato lo tengo muy presente y me confirma ese sentimiento de querer volver a correr una maratón…que así sea!!!!

  10. El maratonista se construye con cada kilometro del entrenamiento. Gracias por compartir tu experiencia Marianella, un abrazo, salud y muchos kilómetros para recorrer.

  11. Adriana Alfaro Viquez says:

    Hace algún tiempo, años creo leí un post suyo sobre cómo empezó a correr, me gusto y pensé debe ser bonito, tal ves algún día pero allí lo deje, un día me invitaron a una carrera, y fui yo que solo corría a alcanzar el bus y me llamo la atención pero lo vía muy difícil, pero la vida nos cruza en el camino personas que nos marcan, que nos ayudan y nos dan ese empujoncito que falta, a mediados de febrero comencé a entrenar ya en serio, ya corrí mi primer media maratón y bueno a seguir para lograr llegar a una maratón.
    Ahora vuelvo s encontrar su blog que pienso seguir de forma constante.

    Me impacto mucho su historia del marcapasos, es realmente admirable, y me motiva a seguir, que Dios la bendiga

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: