Fin


Termino las páginas de este blog, ya inscrita en una maratón más… y otras dos medias maratones – es inevitable, ¿verdad? Comencé este 2016 llevando un Moleskine rojo con mis anotaciones: carreras, objetivos, kilometraje y entrenamientos. Así a la antigua: tinta y papel.

Me sorprendo a mí misma anotando en la página de atrás “las carreras que me faltan”, por si las puedo ir calendarizando. Y si algo me ilusiona es que correr va trazando un mapa de rutas que como periodista, mujer y corredora va renovando fuerzas y metas dentro de mí.

Porque falta Sevilla. Porque falta Philadelphia. Porque ¿cómo no Palestina, Buenos Aires y siempre regresar en años impares a New York? Porque faltan amigos que visitar, porque correr ha sido a excusa para vivir al máximo todo y asomarme al mundo con otros ojos, siempre con una capacidad de asombro que no disminuye.

No sé si les conté, pero sí lo encontré – a Edison – ¡ahora somos amigos en Facebook! El minero que corrió y me inspiró. “¡Un día ojalá nos conozcamos!” me escribió en mi muro. ¿Cómo me vas a decir eso vos a mí? No no. Eso pienso yo. Tengo toda una vida nueva que agradecerte a vos.

A veces me lo pregunto. ¿Qué hubiera sido de mí si no hubiera comenzado a soñar con una maratón? Honestamente, no me lo imagino. Cada paso me hizo madurar, me cambió por dentro y por fuera. Me volví más yo. Porque me conocí mejor.

Desde que decidí correr, desde que soñé con la maratón más grande, y luego con otra y con otra, reconocí mis carencias y nuevas capacidades; reparé las partes rotas de mí corriendo. Añadí mundos nuevos al propio, mundos a los que no me hubiera asomado si no los hubiera buscado en tennis.

En estos años, correr me permitió tener decenas de  amigos nuevos, disfrutar cientos de madrugadas, enamorarme y desenamorarme – nada cura mejor un corazón roto que un maratón – y ya ni se me rompe igual: porque ahora es biónico.

Hoy sé que este es el epílogo de un blog, de un libro. Leo con inocencia los primeros posts en los que me maravillaba el solo hecho de madrugar. Y me alegra reconocer que no he dejado de amar los colores del amanecer, la brisa de las 5 de la mañana despeinándonos. El cansancio de los sábados después de “fondear”, esta infantil emoción pre carrera.

Este blog al volverse libro tiene muchos padrinos, porque de camino no solo los hice mis amigos, los convertí en mis mentores, algunos lo saben, otros tal vez no . Sencillamente han sido mi agua entre maratones.

Tengo que comenzar con una familia: lo de ellos no es el atletismo, lo suyo es la bici. Adriana, Dax, Thea, Nati. Cerca de ellos me enamoré del ciclismo y ellos saben cuánto me empuja la disciplina de Dax, el humor y el carácter de Nana, la ternura de Thea y de Nati. Los Jaikel Quesada fueron los primeros que creyeron que yo podía darle una vuelta a la manzana.

Lobito, mi héroe de infancia que salió de los pósters de “Tambor”, para tenerlo al lado y hacerme reír. Muchas veces tuve que pellizcarme a mí misma pensando “Este es él, y es mi amigo,… y si no hay nada que no pueda hacer él, cómo puedo yo ponerme un límite”. El campeón latinoamericano de motocross, el más herediano de los heredianos, el amigo con el que puedo hablar tonterías y cosas serias, el que me retó a exigirme más en cada entrenamiento. Sépalo, o no: para mí sigue siendo mi héroe de chiquita.

Leo, Leo. De su fuerza de voluntad y su humildad, de la alegría con que encara el dolor de entrenar en las condiciones más agrestes, de ese concepto de “reventar la momia” y darle “a gas tabla”, y de ese candor con que recibe cada día, de esa alegría Leo: Leo olímpico, Leo guanacasteco, Leo Bond. Me siento honrada de saludarlo y que me conteste. Ya solo eso me chilla.

Alvaro Jiménez: por esa llamada en la que dijo “sí, llegue mañana a las 5 a la Sabana”. Cuántos hemos llegado a la meta con él al lado, aprendiendo de esa Chi-armonía: de ese asombro ante los elementos, de esa sonrisa al correr. Alvarito, ese de esos brazos al cielo, saludando al sol, usted me enseñó la alegría de correr. No se vale correr sin inclinarse, sin bracear, sin sonreír. Si no va contenta, ¿para qué va?

Andrés Alfaro: si uno no vive esto como si lo estuvieran grabando para ESPN, si uno no pone lo que le sigue al alma, ¡no sale! Qué espíritu valiente el suyo, esos ojos de ilusión ante una meta nueva, eso me lo enseñó, y ¡entre más difícil mejor! ¡Ojalá! ¡Gracias por no decirme que no nunca! Yo me la creo porque ud. me cree.

Luchito: si corriéramos un maratón juntos, seguro llegamos de últimos por ir hablando y haciendo chistes, y cantando. ¡Sos la alegría de correr, el amigo más austral que tengo en el “running”! Aquí la morocha te espera para correr Tamarindo, mafaldamente.

En España los Drinking Runners de Madrid – con el Doc, con Pablo, #cortacésped #corrermola #cómolopasamos-; mi Rafa Vega en Sevilla, en Londres, en donde estés, neoyorkino del mundo; con Juan Carlos Antón en la mágica Barcelona. Mis papás griegos, ¡los Penthedourakis! En México, las @mexicanrunners , les creo porque -#corriendosomosmaschingonas – y así, así un deporte une desconocidos que terminan queriéndose tanto como nosotros.

Gracias por leer. Gracias por querer. Gracias por correr.

Advertisements

Comments

  1. Y esperamos con ansias el libro Nela…así nacen, recuerde a Isabell Allende y sus diarios con recuerdos familiares…

  2. Nela, cuando el domingo te dije que extrañaba leer tus entradas y te quedaste como pensativa… No me imaginé que la próxima sería esta. No si sé si alguna vez te lo dije, pero siempre pensé que tu blog tenía que ser un libro y me alegro que venga uno en camino. Me alegro de veras, pero me gustaría leerte de vez en cuando sobre Chepe, la Candelaria, la media en NY que llega en nada… Ojalá no sea pedir demasiado. Éxitos y nos vemos prontito!

  3. Solo algo tengo que decir mi Nelis: qué belleza!!! Vos me entiendes eso lo resume todo.

  4. Cinthya says:

    “Sin palabras … sos lo máximo” Esperamos con ansias tu libro !!!!

  5. No puedes irte ¿quién me inspirará? no debes irte, te propongo que nos dediques 500 palabras al mes, quiero seguir leyendo historias de como amas ser tu, comer metros paso a paso.

    Heroina de corazón mecánico, casí colgaste los tenis y vete hoy, preparando un libro, tu muy escritora, pero los dos sabemos que solo eres una amante empedernida del running.

    Quiero segiuir presumiendo que se de alguien que en su segunda oportinidad de vida solo demostró que desde la primera hacia lo que amaba, eso no cualquiera señorita.

    Debo conocerte, quiero verte en el maratón Lala en México, ponle año y lo vuelvo a correr, es de esos que te gustan con 42k de personas haciendo una fiesta para animarte y donde reconocen que eres runner y nos es fácil.

    Te reto a conocer México, ciudades tan pequeñas que crean el maratón más grande que podrás vivir.

    ¿o no merecemos todos los mexicanos que te leemos retarte a algo que cambiará tu vida de nuevo?

    Un abrazo, no prometo leer tu libro porque soy celoso de tu blog, porque no quiero que me dejes sin relatos que vivir.

    • Marianella Cordero says:

      No estoy dejando de correr. De hecho voy a correr 21k en Mx en abril. Sigo escribiendo en Facebook de UnaVueltaalaManzana :) gracias. De verdad!!!!

  6. Nela Alvarado says:

    Ayy nela! Tocaya!! Me encanta tu blog! Me he identificado mil con cada comentario! Porque también amo correr! Y ha sido un reto constante para mí misma, primero Carreras de 10 km, después medias maratones y después decir porque no intentemos una maratón!! Y entrenar y lograrlo ha sido de las cosas más gratificante a que he hecho!! Por eso cada vez que escribías me encantaba leer tus palabras y me identificaba mil! Y te imaginaba y me ponía también yo q imaginar que chiva hacer eso algún día también!
    Lástima que ciertas este ciclo, ojalá pueda verte algún día en alguna carrera! Y te diré nelita acá va tu tocaya, sumando algunos km más! Inspirándote en tus historias! Un abrazo! Y nos veremos en el asfalto! Destrozando kilómetros y poniendo en nuestro pecho con orgullo una medalla más! 😊👍

  7. Natorsito says:

    Tú, mi inspiradora, la que hizo que me inscribiera en mi primer medio maratón, pensando en algún día poder correr el maratón. Porque cuando pienso en un maratón digo, no el maratón son otras palabras, no cualquiera corre un maratón y después de leer tu blog me dije a mi mismo “tengo que empezar por algo”, gracias a ti estoy inscrito en el medio maratón y como bien lo mencionas es una disciplina, pero voy a poder y se que lo voy a lograr.
    Gracias por inspirarme!!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: