Prossima fermata: Roma 2013


La maratón de Roma inicia y concluye en el Foro Imperial. La inscripción está lista, llevamos entrenamiento adelantado…  Así que la próxima parada es el 17 de marzo 2013. Todos los caminos llevan a Roma. “Tutte le strade portano a Roma

Maratón cancelada… pero con todo el corazón, ¡sí, NY, hasta el año que viene!


“With incredibily heavy hearts…”

Así anunció Mary Wittenmberg del NYRR la cancelación de la maratón de NY este 2012.

Este sabor agridulce se cambiará por una gran fiesta el año que viene, cuando no haya un neoyorquino sin luz, agua o esperanza.

No me siento mal porque veo hacia atrás mis madrugadas, mi cansancio, mi entrenamiento – Alvarito, el fondo de Orosi lo llevo en el corazón, ¡me transformó la vida! – y sé que ha valido la pena. Para el que corre eso no es tiempo perdido.

Es comprensible. No era “imposible” hacer la maratón este domingo, pero queda en Staten Island una gran cantidad de gente en crisis. New York, que se ha secado las lágrimas y limpiado la sangre para levantar la cabeza y sonreírle al planeta, necesita más tiempo esta vez. Y sé que un poco tristes, pero jamás desanimados, los 48 mil corredores le vamos a dar ese año que necesita para venir a saludarla como a ella le gusta recibir a la gente: ¡regia!

“Marathon still on, bad move” leí en el cintillo de CNN cuando entré al hotel ayer.

Iba a ser una maratón sin público, o con un público que no estaría 100% entregado al evento, viviéndolo como ellos lo hacen. Y claro, una maratón en silencio no es tan triste como perder tu casa, o a tu familia, o estar en la calle sin electricidad. Aunque aquí en Manhattan todo parece marchar normal, con algunas líneas del metro aún dañadas, uno sabe que el peor escenario no sucedió aquí, ni en la emblemática Times Square, ni en Rockefeller Center: lo peor lo viven miles en Staten Island y New Jersey.

Honestamente sí creo que así como se ha dado mucha cobertura a la reacción negativa a la decisión de mantener la maratón, es una lástima que no se le diera cobertura también a la gente que nos decía “qué dicha que vinieron a correr”. Como aquellos dos policías, en Times Square. Uno hasta me dijo “si quiere le tomo la foto“. Yo estaba fotografiando la pantalla de abc anunciando la transmisión en directo de la maratón. También se alegró de saber que corremos el vendedor de periódicos que me preguntó si era de Brasil – ¿¿??- y el señor mayor, voluntario en la Expo, que me dijo un caluroso “pura vida“. Ah, y Andrés.

Andrés – me reservo su apellido – trabaja para una de las organizaciones presentes en la maratón. Hoy estaba atendiendo al público en la expo, y como me cuesta mucho, nos pusimos a conversar largo y tendido. Hablamos de cómo ha crecido el atletismo en Costa Rica, por qué tenemos tan pocas maratones y medias maratones, y de si debería correr con las Asics Geo 33 o las Brooks Glycerin – la parte técnica – .

Hasta que le dije “viera que tengo sentimientos encontrados, no quiero que ustedes piensen que les falto al respeto viniendo a correr”. Con esos ojos grandes y expresivos, este italo-puertorriqueño me contó su realidad.

“Mire, donde yo vivo no hay luz. No tenemos electricidad todavía. Me están prestando una casa aquí en Manhattan, pero mis vecinos la pasan mal. Estamos pasándola mal… igual, viera qué curioso porque yo corro…y  trabajo en esto! y viniendo a la expo los veo a ustedes y me doy cuenta de que esta maquinaria no puede parar, es parte de la vida. Yo me siento muy agradecido de estar vivo y de que mi familia está bien”.

Semejante confesión me dejó con el corazón en la garganta. Omito su apellido porque, dado que trabaja dentro del ámbito de la maratón, no quiere hacer pública esta contradicción que vive con respecto a un evento que, por cierto, ha corrido 5 veces.

“Y no se preocupe, estoy seguro de que el domingo sobre todo aquí en Manhattan los van a apoyar montones”.

Si yo me guiara solamente por lo que leí en redes sociales, o lo que vi en las cadenas de noticias, pensaría que había que correr con un casco y un escudo. Pero ahora entiendo las miradas de ellos, hace unas horas, cuando vieron a esta figurilla flaca y menuda en tennis, caminando por Madison Ave.

Era como diciendo… “gracias por venir pero… vieras qué tristes estamos”.

Hasta el amable chef que cocinó la pasta frente a mí, me dijo “The marathon is for you…. c`mon, enjoy it, girl!” Ahora, quisiera ir a decirle que la disfrutemos juntos el año entrante.

Liz Krueger, senadora por NY, le dijo esta tarde a John Lemon en CNN que esto no es cuestión de “buen gusto” o “mal gusto” sino de asignación de recursos. “Me encanta la idea de levantar la moral, pero qué tal si lo hacemos a través del voluntariado y hacemos la maratón otro día”.

Eleana, la empleada del restaurante donde comí pasta, el chef, los policías de Times Square, el vendedor de periódicos, los voluntarios de la Expo, todos ellos me dijeron “corra tranquila, que le vaya bien“. Y con cada uno sentí la obligación de explicar que no soy millonaria y no voy a dejar tantísima plata en la ciudad, pero que si creen, como yo, en el poder de la energía positiva y del buen karma, 48 mil personas vamos a devolverles con sudor toda esa energía que la ciudad nos ha dado en otras ocasiones. Y eso, siento yo, también es valioso,… aunque suceda un año después.

Sólo puedo decir gracias a mis amigos que saben cuánto amo esta ciudad, que entienden que no estoy triste… no exactamente triste. Es difícil de explicar. Y mi apoyo incondicional al equipo de Rafa Vega y su idea de correr el domingo 4 veces alrededor de Central Park, para apoyar la lucha contra el cáncer que lo trajo a NY. Mi abrazo a los que se sienten desilusionados… yo vine el año pasado y lo viví: les juro que la espera vale la pena.

Esta ciudad no es un edificio o diez: es la gente como Andrés. Y si es por ellos, con gusto, yo guardo las tennis.

Con su permiso, la corredora se transforma en periodista y se va a la calle. Quiero ir a entrevistar a NY.

Hay un concierto de benficencia ya mismo, con Billy Joel, Jon Bon Jovi y otros artistas neoyorquinos.

Más que nunca, en un New York State of Mind. Ánimo. : )