Los motivos del Lobo


Ernesto “Lobito” Fonseca corre. Corre otra vez, a puro coraje y voluntad. La lesión que sufrió en el 2006 no dañó el espíritu de uno de los deportistas más exitosos de Costa Rica. Tal vez lo bajó de la moto, pero no lo sacó de la competencia.

Por eso el 9 de octubre, en la carrera Corre por mí, todos los que lo vimos correr otra vez, sobre otras ruedas, a ras del suelo, nos sentimos orgullosos de él como si fuera familia de uno, como cuando una y otra vez se llenaba de títulos y campeonatos.

Sin arrepentimientos ni tristeza, Ernesto a sus 29 años no se sienta a ver hacia atrás su accidente, más bien abraza otro deporte y está consciente de que el ejercicio es indispensable en su vida. “Esto a veces hay que hacerlo sin pensar mucho, sólo porque sí”, me dijo.  Le conté que yo también soy nueva en esto de correr, y le mostré este blog. Pensé que se iba a reír pero me dijo dos cosas que no se me van a olvidar.

Primero, que no me desanime cuando me va mal en una carrera. “Esto es así, luego usted aprende que a veces le va a ir muy bien y a veces mal, depende de muchas cosas. Pero no puede desanimarse por cualquier cosa”. Su segundo consejo fue lapidario:

‎”Entrene en serio, de veras, si lo va a hacer agárrelo en serio.”

Nunca he pensado en esta idea de la maratón como una broma, pero probablemente no sepa aún hasta cuáles límites de dolor, riesgo o sacrificio me pueda llevar. Por eso hay que agarrarlo en serio, y ser “terco”. Al igual que Ernesto, creo que en estos casos la terquedad es una virtud.

Antes de irse, nos contó que recuerda muy bien el día en que, siendo muy chiquitillo, sobre los hombros de su padrastro, vio a un hombre en moto que le llamó la atención. Su padrastro lo señaló y le dijo: “Vea: ese que va ahí es el papá de los tomates.” Era el piloto Adrián Robert, contra quien años después Ernesto no solamente compitió, sino que le ganó en varias carreras.

“Y diay, ¡yo no le gané al ´papá de los tomates´ sin entrenar, sin sacrificios!”.

Estos motivos de un Lobo herediano se quedan conmigo, y son parte del equipaje hacia esa maratón.

Gracias Ernesto.

Con "Lobito" el día de la carrera de 8kms Corre por Mí. Su regreso a las competencias

Y comenzamos: ¡porque no es jugando!


Ahora sí. 348 días y ya siento que voy en camino. Tengo programada la cita con el nutricionista y entrenador, y ya comencé a ponerle más a los entrenamientos. Para ser honesta, correr en banda no me hace mucha gracia (cuesta concentrarse y disfrutarlo, pienso yo, aburre un poco) y las calles no siempre son tan seguras para entrenar, así que busqué un lugar donde puedo correr sin preocupaciones y con tranquilidad, aparte de mi ruta habitual.

Resulta que el autódromo La Guácima es ideal para correr. Claro, para que corran los carrazos los domingos, pero entre semana, en las mañanas, los ciclistas usan la pista para entrenar. Me contaron que algunos triatlonistas también aprovechan y hacen un ratito atletismo, un rato bici.

Yo me animé y el jueves me levanté temprano para ir: era perfecto. Nada de carros, ni semáforos, ni peligros en las aceras, solo la pista, eso sí, compartida con unos cuantos ciclistas. Confieso que me sentí un poquillo impresionada por tener tanto campo para mí, pero luego de calentar, comencé a correr.

Qué rico. Seis de la mañana, el airecillo fresquito en la cara, y le di con ganas. No llevaba la cuenta de las vueltas, solamente me concentré en conocer la pista (una cosa es verla por tele y otra correrla) y en ir viendo cómo me sentía.

A las 7 paré, ya con los cachetes coloradísimos y sin el sweater que me había puesto: calculo 3 vueltas bien sudadas, unos 9 kilómetros. Buen ritmo, controlando la respiración y cuidando pulsaciones, pero también pensando desde ahora en la maratón. Esto es apenas una quinta parte del esfuerzo final.

Nota mental para la próxima venida a la Guácima: traer más agua. No me alcanzó la botella que llevaba, la dejé en los pits para parar y tomar, pero desviarse para agarrar la botella no funciona, mejor me llevo un cinturoncito con botellas pequeñas.

En el próximo post espero contar qué me han dicho algunas personas que saben del reto, y voy a subir una nota sobre la música y el ejercicio, que explica por qué aparte de unas buenas tennis e hidratación, es importante llevar un buen playlist en la carrera.

Ya falta menos. : )Esta soy yo al terminar el entrenamiento en la Gúacima.

Luego del entrenamiento en La Guácima