“Spirit of the marathon”: ¡agítese después de verla!


"Spirit of the Marathon", DVD 2007

Algunas películas lo marcan a uno, tal vez por la trama, el personaje o la fotografía, pero aquí hablamos de un documental que va directo al grano: ¿qué mueve a una persona que está bien de la cabeza a someterse a una carrera de 42 kilómetros? la respuesta se llama “Spirit of the Marathon”, y se dio a conocer en 2007.

Cinco personas compartieron con el director John Dunham su pasión por correr. La producción los acompañó en su preparación hacia la Maratón de Chicago, una de las más importantes y más buscadas por los corredores consagrados y los novatos.

El valor de este documental está en escuchar las pisadas, la respiración, el testimonio, el dolor y la alegría de correr de personas de verdad, no son actores, son personas tan distintas entre sí, tan humanos y tan “locos por correr“. No miento si digo que vi el documental prácticamente sin pestañear, que sentí acelerado el pulso, que al escuchar la sirena de salida de la maratón se me quería salir el alma por la boca, y que recorrí con ellos parte de ese tramo, solo me faltó cofalearme y tomarme el Powerade.

El director aprovecha para entrevistar a expertos, a maratonistas legendarios, inclusive a Kathrine Switzer, la primera mujer que corrió una maratón. Todos coinciden en tres ideas básicas:

  • Esta prueba demanda un sacrificio extremo a nivel físico, pero quien manda y dicta el esfuerzo es la mente.
  • Correr una maratón se parece a la vida, porque en algunos momentos sencillamente uno siente que está solo, que no hay más fuerzas disponibles, pero debe reaccionar para mantenerse en pie y continuar.
  • Y dicen – dicen ellos, que ya pasaron la línea de meta – que nadie vuelve a ser el mismo luego de correr esos 42 kilómetros.

Narrado con buen gusto, sencillo, este documental me llegó al corazón y a las tennis porque en cada uno, por distinto que sea, reconocí algo de mí. Y si ellos pudieron, si Deena Kastor, esa maravillosa maratonista estadounidense, pudo mantener la sonrisa a través de todo su entrenamiento, entonces claro que todos podemos hacerlo, claro que podemos tener claro el objetivo y no rendirnos por duro que sea.

Me gustaría mucho verlo de nuevo pero con mi familia, para que se den más o menos una idea de lo que significa que un hijo, hermano o primo le diga a uno “vieran que voy a correr 42 kms“. Para apreciar cómo una carrera puede llenar de vida a una gran ciudad, o cambiar la de un pequeño pueblo en Kenya, y para entender por qué cada persona que cruza la meta, sin importar el tiempo que haga, merece una gran felicitación.

Historia olímpica, tomas maravillosas de ese mar de gente desbordándose por las calles de Chicago, y una lección de lo que puede lograr el espíritu humano en este estuche llamado cuerpo: consíganla los que corren, es buenísima. Los que no corren, entenderán mejor por qué uno se va a llevar frío a la Sabana cuando todavía es de noche, se toma pastillas de sal, toma gel energizante de sabores extraños y se da gusto repartiendo abrazos todo sudado.

Imposible no querer darse una buena entrenadota después de verla. ¡Ahí me cuentan!

“Start spreading the news…” leyendo y cantando para una maratón


Bueno, los 15 kms me dejaron tan motivada, tan feliz, que de inmediato comencé a pensar y a soñar que esta primera maratón podría ser mucho más que sufrimiento o dolor de pantorrillas. : ) Y como me sentí la Mujer Maravilla envuelta en clavo de olor, comencé a leer el domingo en internet todos los artículos posibles acerca de correr, maratones, NY, etc. Por ejemplo, ayer encontré enlaces lindísimos en el NYTimes, entre ellos un recorrido en imágenes de toda la ruta de la maratón. Fue genial encontrar este link, porque así uno se da la idea de por dónde pasa la carrera, qué tan monótono puede ser al inicio el recorrido, cuáles puentes se pasan, etc. Aquí les dejo el link, por si alguien se imagina que uno pasa saludando el Empire State, o algo parecido… nel pastel! Es increíble que el Times lograra meter en poco más de 3 minutos todo lo que uno verá en 42 kms.

http://www.nytimes.com/interactive/2009/10/30/sports/20091101-marathon-timelapse.html?ref=newyorkcitymarathon 

Luego encontré una página buenísima que se llama running.about.com , y de ahí me fui a Amazon a buscar libros sobre correr maratón. No compré ninguno todavía, pero sí encargué una copia del documental Spirit of the Marathon, que narra cómo cinco personas comunes y corrientes deciden correr la maratón de Chicago en el 2005. Este link me lo pasó Alejandro Matamoros, y se lo agradezco porque me atrapó: ojalá llegue rápido mi DVD. Aquí una parte del documental.

Y hoy recogí mi edición de Enero de la revista Running, una revista muy completa con todo lo que le interesa a un corredor experto y a uno novato. Trae una lista de las maratones 2011 que se correrán en Estados Unidos, cada una explicada en detalle. Esto es lo que dice sobre la maratón de Nueva York. Lo traduje para el blog:

“Si uno tiene la oportunidad de correr una sola maratón, tiene que ser Nueva York. Ninguna otra ciudad logra convertir mejor una carrera en un evento. Cada año, dos millones de personas y más de 130 bandas se alinean a lo largo del recorrido para apoyarte (y a otros 43 mil corredores). La atmósfera festiva inicia con fuegos artificiales  en Central Park la noche antes de la carrera, y continúa al día siguiente, al arranque, con  Frank Sinatra cantando“Start spreading the news…” El sonido del gospel se apodera de Brooklyn, y luego los gritos de la gente en First Avenue, y finalmente los “¡choca esos cinco!” de los niños en Harlem. De hecho, los corredores dicen que son los espectadores quienes los llevan durante la carrera, especialmente en las últimas millas de Central Park”.

Con sólo leerlo me emocioné tanto, y aunque esta canción no es mi preferida para pensar en Nueva York… era inevitable… ¡¡¡alguna vez la iba a poner por aquí!!! Frank… ¡you still rule! ; )