Soñar que corro


A veces después de algún ride en bici, de ruta o de MTB, Andrés me contaba que se soñaba el recorrido otra vez, que se dormía y volvía a andar en bici en los sueños.

Me parecía un poco extraño; es decir, uno queda con imágenes muy vivas o emociones latentes después de las competencias, pero así como soñarse que anda en bici otra vez… no me sonaba muy cuerdo.

Hasta que yo soñé que corría.

Me pasó hace algunos meses, ya entrado el entrenamiento con los Chi. Primero en esas etapas iniciales del sueño, cuando te estás quedando dormido, y ¡pum! Te despertás de un brinco ligero. Pues yo recuerdo ir quedándome dormida y sentir que movía los pies. Es en serio. No así como dando patadas en la cama, no, pero moviéndolos… digamos que al trote. pero rapidito me despertaba.

Eso me pasó un par de veces antes de la Media Maratón de marzo; ya luego se volvió algo común dentro del sueño, y me pasó antes de la carrera de Epa: soñé clarito que iba corriendo, que agarraba una bolsita de agua, y seguía corriendo, pero lo raro es que era de día en el sueño.

Ya no me parece extraño soñar que corro, aunque confieso que aún no me he soñado que corro en Nueva York.

Estos días he escuchado a muchas personas que sueñan con correr. Entre ellas una amiga que fue a ver la llegada a Epa, y dice que ese día, viendo a tanta gente correr y viéndome a mí llegar (qué pena que me viera con esa cara de loca) sintió unos deseos de correr también. Y como no basta con soñar, ya comenzó a salir a caminar. Y ya eligió su meta, también: la maratón de Roma.

¿Qué sueño ahora?… bueno, en el sentido figurado de soñar, sueño mejorar. Hoy hubo test de 10 kms en el entrenamiento. No me fue mal, pero quiero que me vaya mejor. Sé que lo puedo hacer mejor. Estoy tratando de concentrarme más.

Hay otras cosas que no me lo he soñado, pero sí he imaginado: ¿qué tan frío estará NY el 6 de noviembre? ¿Cuántos ticos me voy a encontrar por ahí? ¿Cómo se verá la Quinta Avenida, llena de gente que aplaude a los miles que corren? ¿Qué se sentirá ir por el kilómetro 36 y saber que sólo te quedan seis para llegar a la meta?

Yo soy muy sentimental entonces a veces me lo imagino y me dan ganas de llorar, ¡qué tonta! Debería producirme una alegría enorme. Ese día cuando me amarre los tennis y salga a correr mi primera maratón, estoy segura de que no me van a dar ganas de llorar. Voy a querer recordarlo todo y vivirlo todo.

De todas maneras me gustaría saber si algún psicólogo, psiquiatra o similar puede contarme por qué uno se sueña que corre, digo, o por qué el cuerpo recrea semejante dinámica durante el sueño, que es para descansar… valga decir, duermo maravillosamente y descanso muy bien, pero quisiera saber si es común que los deportistas sueñen que compiten.

Se me había olvidado que agregué esta canción al playlist de correr: ¡no puedo creer que no la andaba ahí para correr! Y se la regalo a ella, a mi amiga Natalia, porque corriendo descubrirá que ella es más fuerte de lo que pensaba… GRANDE NATI, questa é per te!