Paréntesis de paciencia


Justo ahora… pero pensándolo bien, qué bueno que sucedió ahora. Frenar en seco los entrenamientos una semana para aplacar cualquier asomo de lesión. Es probable que me encaminara a una periostitis tibial, cuyo dolor puede ser aparte de agudo, incapacitante para una maratón. Pero luego de lo que sugirió el ortopedista, me fui directo a buscar fisioterapia.

Stephanie Arias revisó las dos piernas (la que me molestó fue la izquierda) y decidió aplicar electricidad y colocar esas simpáticas banditas de colores. Si han visto gente que corre con esas “tiras” de colores en las piernas, ahora entenderán que no es por verse cool o interesante, es porque hay que ponérselas y punto. Aquí está la explicación de Stephanie sobre las bandas. Hoy tendré la tercera sesión, y parece que estamos avanzando muy bien, como para volver a correr el jueves.

Ayer mientras reposaba y me ponía hielo en las piernas, vi a mis compañeros llegar uno por uno a la meta en la maratón de Chicago: ¡qué ganas de correr!

Yo solo quiero correr


Bueno. Quedó claro que tengo una inflamación que afortunadamente, “atajamos” a tiempo. Reposo hasta el jueves – aunque me quemo por correr – pero hoy, iniciamos con terapia física con electricidad. Delicioso. Según la fisioterapeuta, mi caso no es grave así que no tengo que temer por la maratón, sin embargo sí necesito algunas sesiones más, bastante hielo… y básicamente, descanso. Me dan permiso de nadar, para no perder condición. Hoy comienza el conteo: treinta días. En un mes estaré corriendo mi primera maratón.

Hoy vi esto que publicó en facebook mi compañero Gustavo, del grupo de correr. Y lloré. Porque yo solo quiero correr.